En diciembre del año pasado, la municipalidad de Río Grande presentó un proyecto para hacer la expropiación; por otro lado, el concejal Raúl Von der Thusen se opone fuertemente a que el Municipio pague millones por terrenos que va a expropiar porque quienes tienen que pagar los terrenos son los vecinos.

Ante esta situación, el intendente y gobernador electo, Gustavo Melella expresó por Aire Libre FM que «esta no sería la primera expropiación que realiza el municipio, hace unos años atrás se hizo en el Barrio Almafuerte donde la ciudad pagó, pero después se le cobró a los vecinos; no es que el municipio regala esos terrenos», explicó.

Melella aclaró que «hace 20 días, vino el dueño de la tierra, se presentó a hablar con nosotros y nos decía que había conversado con el Gobierno de la provincia; sabíamos que era así porque hasta un referente barrial en un momento salió por diversos medios diciendo que era representante del dueño de las tierras y que iban a armar un fideicomiso con la provincia. Cuestión que no pasó, el dueño se acercó porque está a punto de perder la potestad de reclamo de la titularidad de la tierra debido a que pasaron mucho años sin que reclame que hubo una ocupación», comentó.

Por lo tanto, «como no tuvo respuestas del Gobierno provincial, vino a vernos a nosotros». Y asimismo, agregó que, «previamente, nosotros presentamos el pedido de expropiación. Lo que hablamos con el dueño es que esta el proyecto de expropiación; así como dos más: armar un fideicomiso entre el dueño de la tierra, el municipio como mediador y los vecinos; o la permuta de alguna que tierra que esté desocupada del municipio en compensación por esas tierras».

Por otro lado, el intendente de Río Grande afirmó que, «el Estado estuvo tan presente en nuestro Municipio que regularizó muchos barrios a través de los distintos servicios porque cuando uno regulariza con agua y cloacas, es llevar dignidad, planificación e infraestructura». Entonces, continúan las «charlas, las tratativas con Pedro Villarreal y estamos trabajando entre la empresa que ellos tienen y nosotros para saber cuál es la mejor opción», sostuvo.

En caso de que el Municipio de Río Grande llegara a realizar la expropiación de las tierras, le cobraría a los vecinos, de la misma manera que sucedió con el Barrio Almafuerte.

En relación a la carta documento enviada por la empresa al Municipio, el funcionario resaltó que, «es una formalidad porque si no lo hacía antes de tal fecha después no puede reclamar. Por eso hizo el reclamo; es más, el vino a avisarnos que iba a mandar la carta documento, pero que no quería dejar el camino del diálogo y el acuerdo».

Otro de los puntos que se le consultó al Melella, fue sobre la situación de las personas que viven en el Barrio Fuerzas Unidas con respecto al impuesto inmobiliario. «Pagan una tasa de servicios hasta que la situación se regularice y desde ese punto pagan el impuesto inmobiliario. Cuando entran al padrón municipal, pagan los impuestos como cualquier vecino», explicó.

Asimismo, en caso de realizarse la expropiación el Estado coloca el dinero y lo recupera «a través de cuotas por la dirección de Tierras; sino los vecinos no obtienen la titularidad ya que la expropiación pasa a ser del Estado», aclaró Melella. En el caso de que el vecino no pague las cuotas correspondientes «el municipio puede accionar sobre el vecino y desalojar».

El gobernador electo recordó que se construyeron viviendas sociales, fideicomisos, regularon la situación de los barrios; «este es el único barrio que quedó usurpado porque estaba en tratativas con el gobierno provincial. Nosotros no hemos beneficiado a la usurpación porque cuando quisieron usurpar en la Sarmiento los sacamos a pesar de las cosas que nos dijeron».

«La ocupación no es la forma. Sin embargo, en este caso las tierras son heredadas y hay que solucionarlo. El Estado tiene que estar presente; hay tres formas: la expropiación; un intercambio de tierras o un fideicomiso. El último lo hablamos durante la tarde de ayer con los vecinos porque quieren pagar, no quieren vivir de arriba, quieren pagar sus casas porque es lo que le otorga a ellos la titularidad”, finalizó Melella.