Se llama Marcos Drago, es platense y vive muy cerca de Estancia Chica, el predio donde Diego Maradona entrena a Gimnasia y Esgrima La Plata.

En 2011, Marcos fue uno de los miles que estuvieron presentes en la Bombonera, durante la despedida de Maradona. En aquellas imágenes, Marcos conmovió a todos con su llanto desconsolado desde la tribuna, mientras el 10 daba su histórico discurso de despedida.

«El fútbol es el deporte más lindo y sano del mundo, eso que no le quepa duda a nadie. Porque se equivoque uno no tiene que pagar el fútbol, yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha», fueron las palabras de Diego, que hicieron estallar la Bombonera.

Casi 20 años después, Marcos grabó un video para el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos, donde se presenta: “Hola Diego querido, mi nombre es Marcos. Soy el pibe que aparece llorando en tu despedida».

«Diego a partir de esa imagen me cambió la vida. Me siento parte de tu historia, me enorgullece y me hace feliz. Mi sueño es poder conocerte y darte un abrazo. Ojalá te llegue este video. Te quiero a montones», dice Marcos.

Rápidamente, los usuarios de las redes sociales comenzaron a compartir el video. El objetivo es uno solo: Poder conocer a Dios.