Así lo reflejó José Díaz, Director General de Inspección del Municipio de Río Grande, quien informó que se incautaron 20 vehículos por diversas faltas a las normas de Tránsito. A raíz de la intensificación de los operativos de control en distintos puntos de la ciudad, se controlaron 820 rodados de distinto porte.

El Director General volvió a recomendar a los automovilistas que “debido al estado resbaladizo de la calzada manejen con mucha precaución y respeten las velocidades máximas permitidas en el ejido urbano y por supuesto respetar las señales de tránsito, los semáforos y los discos Pare”.

Los inspectores del área de Tránsito del Municipio de Río Grande, controlaron 820 rodados de distinto porte, de los cuales se incautaron 20 por distintas infracciones a las normas vigentes.

José Díaz, Director General de Inspección General del Municipio detalló que “se han controlado 820 vehículos, se han labrado 134 actas de comprobación y se utilizaron 145 pipetas para el control de alcoholemia”.

Precisó Díaz que “hubo 20 rodados incautados, 10 por encontrarse alcohol en sangre en los conductores, 5 por falta de licencia de conducir, 2 por falta de seguro, 2 por evadir los controles y uno por negarse al control de los servidores públicos”.

Estos controles se llevaron adelante desde el martes 2 hasta el lunes 8 de julio, inclusive.

El Director General volvió a recomendar a los automovilistas que “conduzcan con mucha precaución por el estado resbaladizo de las calzadas; deben abstenerse de tomar bebidas alcohólicas al conducir, también que cuiden y respeten las velocidades máximas permitidas en el ejido urbano y por supuesto respetar las señales de tránsito, los semáforos y los discos Pare”.