Luego de 34 años, el Gobierno de la provincia suscribió ayer el convenio general trabajo para la administración central con la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y la unión de Personal Civil de la Nación (UPCN).

Se trata de un marco general que reemplaza a la antigua Ley nacional N°22140  de la Dictadura, y que expone 177 artículos que definen los derechos del trabajador de la administración central.

Según Carlos Córdoba dirigente de ATE que suscribió el convenio, “están incluidos los derechos de los trabajadores y viendo todo lo que viene pasando, pusimos que fueran dos meses de prueba y al tercer mes el compañero pase a planta permanente”.

“Lo más novedoso va a ser para nosotros que tengamos que lograr con Gustavo Melella un nuevo escalafón para todos los trabajadores, con carrera administrativa, con ascensos, con la posibilidad de reescalafonar a todos los activos y a los jubilados. No nos puede pasar como nos pasó dentro de la municipalidad, donde nos habíamos olvidado de nuestros viejos. Va a ser muy importante meter a todos”, advirtió Córdoba.

Según José Luis Álvarez, actual ministro de Gobierno, “es falso que queden 849 cargos en planta permanente”.

El funcionario negó que se trate de un megapase encubierto. “La única provincia que tenía una ley del año 76 era la provincia , y la primera decisión era mejorar la calidad institucional y que los derechos de los trabajadores sean discutidos por los trabajadores. Lejos está de tratarse de una situación de último momento, porque esta discusión con los sindicaros se viene dando desde el 94”.

“Nos llevó un año obtener la información de las áreas pertinentes”, afirmó Álvarez por Fm Del Pueblo.

Y agregó que “el artículo 20 de la ley de trabajo reduce la antigüedad a tres meses. No designamos funcionarios en planta permanente, siempre han sido trabajadores que ingresaron ante las vacantes por fallecimiento, jubilación o por renuncia, a lo largo de estos cuatro años. No se incrementa la planta de personal de la administración publica, tenemos la misma que en el 2015”.

Según Álvarez “tenemos un promedio de entre 400 y 500 jubilaciones por año. Si se cubren los cargos cuando una persona fallece o se jubila, primero es porque es necesario por razones de servicio, y segundo, porque si baja la cantidad de activos baja la recaudación de la caja previsional”.

“Lo ideal es 4 activos por cada pasivo. En este momento tenemos una relación del 2.92, ya estamos complicados, debería haber más activos. Tenemos congeladas las vacantes en el sector activo. Mantuvimos el mismo número de activos por ley de presupuesto y por la cantidad de vacantes. Y el convenio tiene el aval de las tres organizaciones con representatividad en el ámbito provincial, ATE, ATSA, UPSN”, explicó el ministro.

Y afirmó: “Vamos a dejar la misma cantidad de gente que teníamos prevista en 2015”