El proyecto fue aprobado por unanimidad en el Concejo Deliberante, y busca incentivar y motivar a los vecinos, empresas privadas y organismos públicos del Estado a la utilización de este tipo de energías.

 

El proyecto establece que las instalaciones, equipos y maquinarias capaces de generar energías renovables, deberán evitar el menor impacto visual y paisajístico de la vivienda o edificios. Además el Ejecutivo deberá fomentar la realización de cursos de formación, seminarios y jornadas sobre esta materia, con la finalidad de incentivar un mejor uso de la energía. 

 

El edil Juan Carlos Pino afirmó que “la utilización de fuentes energéticas renovables le traerán al municipio grandes beneficios ambientales y económicos, de forma directa e indirecta, además, generará nuevos puestos laborales ya que se requerirá de mano de obra habilitada para instalar el equipamiento que permita el aprovechamiento de las fuentes naturales de energía”.

 

“Necesitamos aprovechar las fuentes de energía renovables como una manera de cuidar el medio ambiente, mediante la instalación de equipos en diferentes sectores y barrios de la ciudad, tanto de los ámbitos públicos como privados”, remarcó Pino.