Por Elías García.

En un 2019 que marcó el regreso de la Selección Mayor de Río Grande a la primera línea del ámbito nacional, hubo participaciones destacadas de todos los representativos locales y del club Sportivo, que sumó dos títulos a sus vitrinas: el Nacional de Clubes C-17, disputado en Mendoza, y la Copa de Plata Zona Sur, con epicentro en Río Grande.

En líneas generales, la revelación fue del seleccionado mayor que, después de un periplo por la Divisional Sur “B” del certamen, alcanzó el subcampeonato en el Argentino “A”, realizado en la Cuenca Carbonífera (Río Turbio y 28 de Noviembre), apenas detrás del conjunto de Mendoza, con siete integrantes del equipo argentino campeón del Mundo en la provincia de Misiones durante el mes de abril.

Con una base de jugadores C-20 conformada por Gabriel Sánchez, Gabriel Ramírez, Maximiliano Trepatt, los hermanos Nicolás y Gonzalo Fernández, Lautaro Leiva y Jorge Carrillo, más la experiencia de Jorge Fresia, Lucas Vera y Ezequiel Pereyra, entre otros; Río Grande volvió a los primeros planos del futsal nacional, como no ocurría desde 2007 cuando se consagró campeón en el Polideportivo “Carlos Margalot” de esta ciudad, nada menos que ante Ushuaia, el clásico rival.

En su periplo, empezó en desventaja ante Comodoro Rivadavia (subcampeón 2018) por 5-4 y luego superó a Tucumán (1-0) y Gualeguaychú (6-3), cuyos resultados le aseguraron la permanencia en la categoría.

En cuartos de final, Río Grande derrotó en tiempo suplementario a Esquel (4-3); en semifinales al local Cuenca Carbonífera (4-2) y terminó su recorrido con caída por 1-0 contra el multicampeón Mendoza.

La selección femenina local, también dirigida por Juan Sánchez, no fue menos en su paso por la provincia mundialista de Misiones, y culminó su participación en el Torneo Argentino con idéntico resultado, tras sumar dos terceros puestos en 2016 y 2018.

Las categorías menores, por su parte, hicieron su propio aporte y le otorgaron a la Federación Fueguina de Fútbol de Salón (FFF) otros dos terceros puestos, en las categorías C-20 y C-17.

La primera, dirigida por Damián Barría, visitó San Rafael y se quedó con el tercer lugar tras suspenderse el partido que dirimía esa posición del podio. El rival que debía enfrentar, Ushuaia, viajó antes de la finalización del torneo y no disputó el clásico en tierras mendocinas, por lo que el conjunto riograndense se ubicó detrás de Mendoza y Metropolitana.

La C-17, orientada técnicamente por Sebastián Sánchez, se trasladó hacia la ciudad de Ushuaia, donde obtuvo el tercer puesto, tal cual sucedió en 2015, 2016 y 2017.

El verdugo también fue Mendoza, posterior campeón. En la disputa por el tercer puesto, Río Grande venció a Ushuaia, en el microestadio “Cochocho Vargas”.

Sportivo, en la cúspide nacional

A nivel clubes, Río Grande también tuvo actuaciones destacadas y después de cinco años volvió a contar un campeón nacional en la categoría C-17 (ex Cadetes): el club Sportivo.

El plantel “albo” que comanda Diego Yañez venció al local Mendoza de Regatas (2-1) en el decisivo y alcanzó una de las estrellas más importantes de su historia, con Lautaro Yañez (hijo del entrenador), autor del doblete ante los anfitriones, como figura destacada.

En dicho campeonato también representaron a Río Grande los clubes San Martín (último campeón nacional de Río Grande en la categoría, en 2014) y Pingüino. El Santo accedió hasta Cuartos de Final y fue eliminado por el Albo, mientras el Naranja se despidió en Octavos, donde cayó 4-0 con Stentor de Metropolitana.

En la continuidad de los torneos nacionales organizados por la Confederación Argentina de Fútbol de Salón (CAFS), no hubo equipos riograndenses en el Argentino C-20, en los primeros meses del año.

La categoría C-15 de Sportivo también estuvo a punto de replicar la excelente actuación de la divisional siguiente, pero perdió en la final frente al local CIPA, en Comodoro Rivadavia, en un elenco que también tuvo a Yañez como DT. Varios nombres repitieron del plantel C-17, entre ellos Lautaro Yañez, Tomás Becco, Gabriel Morinigo, Mateo Ulloa, Franco Colman y Máximo García.

Luz y Fuerza, entre los ocho mejores

En el marco de los torneos nacionales de clubes, en la categoría Mayores, el actual bicampeón local Luz y Fuerza cumplió un buen papel en Rosario, en la División de Honor, que convoca a los mejores equipos del país.

Al mando del entrenador Fabián “Katu” Suárez se metió entre los ocho elencos más destacados, y cayó con CEJUSA de Río Gallegos en penales, tras igualar 4-4 en tiempo regular.

Varios integrantes de la selección repitieron en el plantel, como Jorge Fresia, Zety Pereyra y Jonatan Salazar, además del debut del ushuaiense Matías Avendaño.

En la Copa de Oro, en Gaiman, no hubo equipos de Río Grande debido a que la mayoría se concentraron en la Copa de Plata –Zona Sur- (torneo de tercera categoría a nivel nacional), donde Sportivo fue el campeón.

Sólo participaron elencos locales (siete en total), cuatro de la Cuenca Carbonífera, dos de Metropolitana (Buenos Aires) y uno de Caleta Olivia. Sportivo, máximo candidato, cumplió con las expectativas y dejó el título en casa.