El Dr. Francisco Ibarra, abogado defensor de Gustavo Melella en la causa por presuntos abusos sexuales, dijo que Damián Rivas, uno de los que denunció al intendente, estaba en relación de dependencia, se compró un auto 0 km y comenzó a refaccionar su casa.

Rivas había asegurado que estaba desempleado y padeciendo una grave situación económica, dato relevante en la causa, ya que la denuncia contra el intendente era por favores sexuales a cambio de un trabajo.

“Todo esto se le iba a preguntar en su declaración testimonial, porque estaba en relación de dependencia”, dijo Ibarra por Fm Aire Libre.

Con respecto a la investigación principal, según Ibarra se tomó conocimiento que el secretario de seguridad Javier Eposto habría reconocido que le entregó una vivienda a la hija de Moya, uno de los testigos de las actuaciones que declaró en contra de Melella.

“Es grave, porque el mismo día que le estrega las llaves de la vivienda, Moya es recibido por el fiscal Quadrini para su declaración testimonial. Se viola todo el procedimiento administrativo que lleva a cabo el IPV para la gente que está en necesidad de una vivienda, solo por ser amigo del secretario de seguridad se le otorga una vivienda”, dijo Ibarra.