Por Yolanda Dips.

Además de los edificios escolares que funcionan con constantes inconvenientes como ha sido denunciado por el gremio docente a lo largo de todo el ciclo lectivo, las oficinas de la administración pública provincial están con una gran cantidad de desperfectos que impide que los trabajadores realicen sus tareas en forma segura.

En ese marco la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) seccional Río Grande está realizando inspecciones a los distintos edificios para constatar la situación y charlar con los empleados administrativos. En la mañana de ayer, informaron desde el gremio, que se hicieron presentes en las instalaciones del AREF ubicado calle Laserre. “En esta oportunidad labramos un acta para que el personal se retirara por falta de calefacción y olores nauseabundos”.

Asimismo destacaron desde ATE que “el edificio cuenta con otras falencias como las mochilas de los baños en mal estado, no hay ventilación en los sanitarios ya que están sellados con policarbonato; hay cerámicos de los pisos del salón principal levantados y faltan muchos de ellos, dejando un relieve en el piso que atenta contra la integridad física de quienes asisten al edificio para hacer su trabajo, entre otras problemáticas que dejan a la vista que no están dadas las condiciones edilicias adecuadas para que los compañeros y compañeras desarrollen sus actividades normales y habituales”.

Los dirigentes del gremio estatal aclararon que ya fueron realizadas las denuncias ante el Ministerio de Trabajo, “así realiza las inspecciones correspondientes para constatar lo denunciado”.

Cierre y amenazas

Cabe recordar que este lunes se clausuró las oficinas de la Secretaría de Comercio y Dirección de Informática de la provincia y que funcionan en el edificio de San Martín y Piedrabuena, debido a un reclamo que venían sosteniendo empleados de esa dependencia desde hace semanas.

Desde ATE informaron que se acercaron a las oficinas y en dicha oportunidad “labramos un acta para que el personal se retirara ya que el mismo no cuenta con las condiciones edilicias adecuadas para que desarrollen sus actividades normales y habituales.

Cabe destacar que ya fueron realizadas las denuncias ante el Ministerio de Trabajo y el mismo realizó las inspecciones correspondientes constatando lo denunciado, sin obtener a la fecha respuesta alguna, por lo que determinamos, por la seguridad de nuestros compañeros, hacer que se retiren con anuencia del Subsecretario de Derecho al Consumidor a cargo del área Luis Cisterna hasta tanto se resuelvan los problemas edilicios”.

Las autoridades de ATE tuvieron en cuenta el reclamo que venían realizando los trabajadores que se desempeñan en el lugar y se pidió el cierre y reubicación de los mismos ya que constataron la imposibilidad de estar ahí y la inseguridad a la que se ven expuestos los trabajadores. Pese a ser un edificio nuevo fue llamativa la cantidad de problemas como se pudo constatar entre otras acciones por una pericia eléctrica que demostró que el cableado se encuentra trabajando a una temperatura más elevada que la normal, por lo defectuoso de la instalación, lo que se consideró un riesgo permanente para quienes se encontraban en las oficinas.

En medio del reclamo por las condiciones edilicias que realizaban los mismos trabajadores ocurrió un hecho que fue considerado como una amenaza; el auto de una de las denunciantes amaneció cubierto de líquido de frenos en un lugar donde había otros automóviles que no sufrieron daño alguno por lo que su dueña se sintió amedrentada y realizó la denuncia correspondiente.