Este mediodía en los tribunales de YPF, la fiscal del caso, Verónica Marchisio, pidió la pena máxima para este tipo de delitos, contemplada en el código penal.

La fiscal realizó un sentido homenaje a Carlos Lucena y en los alegatos expuso “considerarse la falta de antecedentes penales, condenar la excesiva violencia puesta de manifiesto, la desaprensión a la vida, la gravedad del hecho, el alto grado de peligrosidad demostrado , la extrema crueldad desplegada y los motivos que los llevaron a delinquir”.

“Teniendo en cuenta la pena estipulada de prisión perpetua para este delito, solicitamos se imponga a Facundo Mansilla y Eduardo Acosta la pena de prisión perpetua por homicidio agravado”, afirmó Marchisio.

Luego del cuarto intermedio, la fiscal habló con la prensa y pidió “valorar un poco lo que la norma pretende, entender cuál es la vida que arrebataron”.

“Planteamos una hipótesis de un homicidio agravado que conlleva la pena de perpetua, que no puede disminuir de lo estipulado por el código penal. Estimamos que ambos comprendían sus acciones. Ambos fueron coautores y cumplieron con su finalidad, matarlo para robar y para procurar la impunidad”, afirmó la fiscal.

Marchisio destacó “el trabajo de todos los intervinientes en la causa, de la policía científica que nos llevó a demonstrar todo el resultado de material genético y de la comisaria tercera, que resolvió este caso en pocas horas. Y del ministerio público, que es quien ordena las medidas”.

De acuerdo a las “lagunas mentales” aducidas por los acusados durante el crimen, la fiscal entendió que “decían no acordarse de nada, pero en otros pasajes, uno de ellos dijo que había ido a un kisoco. Esa amnesia de la que habla el psiquiatra son amnesias elegidas para conveniencia de ellos, porque sabían perfectamente donde vivían, en que cama debían acostarse y que quisieron descartar un arma.”

Ahora se espera el alegato de Gustavo Arisnabarreta, el defensor de los acusados. A lo largo de las audiencias, los testigos habían echado por tierra lo declarado por Mansilla y Acosta, quienes argumentaron no recordar nada debido a la ingesta de pastillas con alcohol.