En el día de ayer se conoció un informe realizado por la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA) donde confirmaba que el destino Río Grande tuvo un incremento en la demanda de un 10%. Desde Aerolíneas reconocieron esta tendencia, pero insistieron que aún así les siguen sobrando lugares y confirmaron la decisión de volar con aviones más pequeños y en el horario nocturno.

Fue respondida la nota enviada del 12 de abril pasado por los representantes fueguinos en la Cámara Baja, Martín Pérez y Matías Rodríguez hacia a Aerolíneas Argentinas. Firmada por el Gerente de Comunicaciones, Marcelo Canton, la línea aérea de bandera insiste en el análisis realizado respecto de las suspensiones en relación a factores climatológicos y afirman que “los vuelos son más eficientes y sufrían menos retrasos. Las condiciones de visibilidad requeridas para volar son en promedio mejores” en la nueva disposición horaria destacando las ventajas de estos datos.

La carta además destaca como otras ciudades patagónicas como Río Gallegos en Santa Cruz y Comodoro Rivadavia en Chubut cuentan con vuelos nocturnos con un alto porcentaje de ocupación indicando “una alta aceptación por parte de los pasajeros”.

Respecto de la reducción de plazas, el comunicado de Aerolíneas Argentinas aclara que actualmente se brinda el servicio con un Boeing 737 y un Embraer 190 sumando una oferta diaria de 224 plazas. “Son 32 asientos menos, es cierto, pero el facto de ocupación de nuestros vuelos a Río Grande ronda el 80%. Estos indicadores demuestran que no habrá faltantes de plazas”.

Informes actualizados

Recientemente la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA), llevó adelante la actualización del informe de pasajeros de cabotajes arribados y despegados en los aeropuertos del país. Del mismo se desprende que durante el primer cuatrimestre de este año en Río Grande creció un 10%.

Según explica el informe estadístico, en el aeropuerto Ramón Alberto Trejo Noel, hubo 56 mil pasajeros arribados y despegados; superando en un 10% lo de mismo período de 2017, cuando hubo 50 mil pasajeros. En abril, se registraron 13 mil personas arribadas y despegadas, representando un 12% más que en mismo mes del año pasado, cuando fueron 11 mil los pasajeros que pasaron por dicho aeropuerto.

Consultadas por Tiempo Fueguino, respecto de la diferencia entre lo respondido a los diputados y los datos publicados por EANA, fuentes de la aerolínea aclararon que “no cambió nada para nosotros. Con ese incremento que informa EANA, porque seguimos teniendo un margen de ocupación que se ajusta a la demanda”.

“El informe es correcto, pero nos siguen sobrando algunos asientos en los vuelos. No tendría sentido agregar más asientos” agregó además la misma fuente, quien resaltó que “nuestro factor de ocupación creció que el mismo modo que refleja el informe de EANA. Estamos en un factor de 90 actualmente, en vez del 80 que se había informado con las cartas a Pérez y Rodríguez, pero seguimos teniendo un 10% de plazas libres, no habría una necesidad comercial de agregar más plazas por el momento”.

Los números se ajustarían “a la política comercial y al estudio cuatrimestral de cómo van respondiendo los vuelos. Los datos del último abril, que todavía no los tenemos, pero que es un estimativo muestran un crecimiento de ocupación. Estamos rondando un 91%. Aun así, nos quedarían plazas libres”.

Insistencia parlamentaria

Los diputados del Frente Para la Victoria por su parte cuestionaron la respuesta de Aerolíneas Argentinas. Aclaran que las ‘condiciones de visibilidad son mejores’ mencionadas en la misma contradice a lo expuesto por la Asociación de Personal Aeronáutico que advierte sobre ‘las temperaturas extremas invernales que se dan en Tierra del Fuego por la madrugada’.

Advierten que “sin avisarle a nadie”, Aerolíneas cambió hace algunos días uno de los dos aviones que viaja a Río Grande de Boeing a Embraer representando una pérdida de 32 plazas, y hace hincapié en que “en julio se perderán otras 32 plazas porque los dos aviones serán Embraer” representando 64 lugares menos para Río Grande.

Critica además que la expresión de que los vuelos de madrugada son ‘muy atractivos’ para los riograndenses y pregunta “¿Qué hay de atractivo en volar a las 4 de la mañana? ¿Teniendo que presentarse en el aeropuerto antes de las 3 de la mañana?”

“Aerolíneas está dejando a Río Grande con 64 pasajeros menos, menos capacidad de bodega y volando a las 4 de la mañana. Es inaceptable y nuestro reclamo va a continuar” insiste finalmente.