El secretario de Finanzas del Municipio, Oscar Bahamonde, confirmó ayer en el Concejo Deliberante que el intendente Gustavo Melella vetará la ordenanza que estableció el congelamiento del valor de la Unidad Fiscal.

Lo hizo en el marco de la última reunión de la Comisión de Presupuesto mantenida con los ediles, donde se reconoció que nunca existió un proyecto para elevar la unidad fiscal un 74%.

Consultado al respecto, Bahamonde señaló que “este es el séptimo año que vengo por reuniones de presupuesto y en muchas se han planteado modificaciones y demás, pero creo que quedó claro que nadie planteó objeciones respecto de la ejecución de gastos o lo que se está planteando hacer con los recursos el año que viene”.

Y destacó: “Hoy se ha dado el cierre sobre el Presupuesto y nadie manifestó alguna modificación sobre alguna de las áreas del Municipio. Creo que hemos estado todos presentes y quedó bien la aclaración de que nunca existió un proyecto de aumentar la unidad fiscal a un 74 %. Hemos dicho que el Municipio va a vetar la ordenanza de congelamiento aprobada y vamos a insistir y pedir que se trate la del 24 %, fijando la Unidad Fiscal en 14 pesos, como lo hemos presentado”.

“Mantendremos una reunión con la gente de la Cámara de Comercio para explicar cuál es el proyecto de presupuesto del Ejecutivo y llevarles tranquilidad” sostuvo el funcionario y agregó que “lo que queda en el ámbito Legislativo es el dictamen que vayan a elaborar respecto del proyecto los concejales para el presupuesto del año que viene el cual ronda los 3800 millones de pesos”.

“Nosotros ratificamos que el proyecto de presupuesto lo hacemos a conciencia y nos tomamos el tiempo para poder trabajarlo. Hemos estado todos presentes acá, estuvieron los concejales, los funcionarios municipales y en ningún momento se habló de hacer alguna modificación”, subrayó Bahamonde.

Bahamonde sostuvo que “si de los concejales ninguno puso un reparo sobre esa situación, se está manifestando también, de alguna manera, un acuerdo respecto a la estructura de gastos que ha presentado el Ejecutivo”.

“Sin ir más lejos, el presupuesto del año pasado salió también aprobado por siete votos”, agregó.

Y cerró: “Se hablaron de algunos otros proyectos alternativos respecto a la parte impositiva pero eso ya quedará dentro del ámbito Legislativo. Mientras tanto lo que nosotros pedimos es el tratamiento al asunto que presentó el Ejecutivo y de fijar la unidad fiscal para el año 2019 en 14 pesos”.

“Demagogia preelectoral”

Tras la reunión de comisión con el área de Finanzas Públicas, la edil por FORJA Verónica Gonzalez se refirió al congelamiento de la Unidad Fiscal y dijo que “va en detrimento de las finanzas municipales”.

“Los funcionarios dejaron bien claro que las variables que manejaron para plantear la evaluación del presupuesto 2019, lleva la Unidad Fiscal de 11 a 14, previendo lo que se espera de inflación a nivel país”, expresó.

Para Gonzalez “fijar la U.F. en 14 pesos es adecuarse a los incrementos nacionales y ser prudentes para no permitir que la coparticipación provincial caiga”, señalando que “recordemos que la coparticipación depende de lo que se recauda a nivel municipal”.

“Con el congelamiento lo que van a lograr es beneficiar a las ciudades de Ushuaia y Tolhuin, en detrimento del bienestar de nuestros vecinos”, afirmó.

Y sostuvo: “Nosotros fuimos elegidos para defender los intereses locales y no los caprichos del gobierno provincial”.

 

“Aberración jurídica”

Por su parte, el concejal Raúl von der Thusen expresó su malestar por la convocatoria a sesión especial para el tratamiento del presupuesto y el veto de la ordenanza que congeló el valor de la Unidad Fiscal, reprochando que “bajo la orden de los concejales Paulino Rossi, Verónica Gonzalez y Miriam Mora llamaron a sesión especial para mañana (por hoy) sin consultar al resto de los ediles”.

“La orden del Intendente, que está de viaje, es que se vote el presupuesto con un aumento del 24 % de aumento de tarifas”, criticó von der Thusen, asegurando que “es una aberración constitucional, jurídica, administrativa y legislativa. Están votando dos veces sobre el mismo tema: el tarifazo”.

Al respecto, vale recordar que el funcionamiento legislativo para el procedimiento de sanción de ordenanzas, requiere que una vez votada una ordenanza en el Concejo Deliberante, eso debe pasar al Poder Ejecutivo y el Intendente tiene la potestad de promulgarla o vetarla, situaciones que aún no se han dado porque tiene plazo para esto hasta el día martes próximo.

“En este caso cometerán una burrada y perjudicarán a los vecinos incumpliendo con las reglas del mandato por el que fueron votados” sentenció Von der Thusen.

Y cerró: “Claramente el municipio, con el intendente Gustavo Melella a la cabeza, prefieren disponer de mayores recursos que se absorber de los bolsillos de los vecinos, para hacer proselitismo y campaña en un año electoral. No hacía falta este tarifazo, hay que priorizar el bolsillo de los vecinos en el contexto de una crisis económica nacional que se siente más fuerte en Río Grande”.

El concejal comentó que “existe un amplio consenso entre los concejales de distintos partidos en que no era necesario el tarifazo para las finanzas del municipio. Estaba garantizado el presupuesto para obras y para ayuda social”

“El Intendente quiere mayores recursos para la campaña. El problema es que la economía de los comerciantes, de los industriales y de los vecinos no da para más. En lugar de ayudar a los privados, prefiere congraciarse con los sindicalistas. Y esto lo pagamos los vecinos” sentenció.