Por Esteban Parovel.- Las diferentes selecciones provinciales retomaron los entrenamientos al aire libre, tanto en Ushuaia como en Río Grande. Las dirigidas por Anahí Vigil llevan adelante la actividad en el playón de la Escuela N° 22, y aguardan por el inicio de las acciones de entrenamiento en el Hugo Lumbreras.

Los diferentes Preseleccionados de Epade y Araucanía relanzaron sus procesos de puesta a punto física. Es el regreso a los entrenamientos presenciales luego de una extensa etapa vía Zoom con propuestas de prácticas virtuales. Desde esta semana, ya están realizando tareas físicas tanto en la localidad de Ushuaia como en Río Grande.

En esta programación de vuelta a las prácticas, el seleccionado femenino de fútbol que orienta Anahí Vigil completó ayer la primera semana con dos estímulos brindados en el playón de la Escuela N° 22, siempre bajo estricto resguardo sanitario. Cada integrante del plantel, luego de efectuar los trabajos de reacondicionamiento físico de la mano de Juan Manuel Catena, llevaron adelante diversas tareas con pelota cada cual con su balón correspondiente y con el distanciamiento que rige según las medidas establecidas para hacerle frente a la pandemia de coronavirus.

“Retomamos por fin con los entrenamientos de Epade y Araucanía, algo que deseábamos y buscábamos desde hace tiempo y finalmente se pudo dar esta semana”, manifestó la Profe Anahí Vigil, con muestras claras de entusiasmo y satisfacción por el regreso a las prácticas, y desde luego, por reunir, una vez más, a todo el plantel femenino en cancha con este puntapié inicial.

El 2020 se presentaba como “un año con muchas proyecciones deportivas y distintos torneos con todas las categorías, más allá de los seleccionados, se venían muchos torneos para el fútbol y el futsal femenino; los patagónicos, los torneos de Primera, desde la Liga ya nos habían dicho que se iba a dar torneo local de fútbol por lo que teníamos por delante muchos desafíos en el camino pero hay que priorizar la salud ante todo”, apuntó Vigil.

En este sentido, la entrenadora ushuaiense expresó: “Ellas tienen que entender que, más allá del deporte, tienen que cuidarse por ellas y por quienes las rodean; y con todos los recaudos necesarios, es la única manera que podamos entrenar y empezar a prepararnos para los proyectos deportivos futuros”, tras este extenso parate que “se nos hizo interminable”. Para las chicas fue “una felicidad muy grande poder encontrarse otra vez; tener ese contacto todas juntas. Veníamos prácticamente viéndonos todos los días, ya sea por entrenamiento o por partidos”. Y dentro de las prioridades que se exige en el equipo femenino se un hincapié especial en el estudio; por lo que el rendimiento escolar es fundamental a la hora de formar parte del conjunto”.

Además, todo este período de inactividad fue muy dificultoso para todas en el plantel y en el cuerpo técnico: “Uno las ve crecer y transitar cada etapa de la vida. Tenemos chicas que vienen con nosotras desde hace más de 10 años y, de buenas a primeras, tener que encontrarnos por Zoom o por mensajes de Wsp, se nos hizo muy difícil a toda. Pero por suerte ya estamos de vuelta entrenando, hablar y reírnos; es un desahogo y un disfrute”.

Tanto el combinado de fútbol masculino como el femenino aguardan por la apertura formal de los horarios de entrenamiento en el Estadio Municipal Hugo Lumbreras y poder desplegar allí las acciones correspondientes a los estímulos semanales de preparación. Los Preseleccionados están en pleno movimiento y esa es la grata novedad en toda la provincia.