En la noche del miércoles, dos sujetos ingresaron al Multirrubro “Carlitos” ubicado sobre Prefectura naval Argentina y Goytisolo de la zona de Chacra II, quienes a punta de cuchillo, sustrajeron una botella de fernet y una gaseosa, amenazando a una mujer.

Con el correr de los minutos, personal de la Comisaría Tercera observó la presencia de un vehículo detenido sospechosamente sobre la calle Nuestra Señora de la Candelaria del barrio Policial. Al acercarse, constataron que en su interior había dos jóvenes consumiendo bebidas alcohólicas, quienes rápidamente fueron identificados como Cristian Tejada de 25 años y Jesé Hernández Vera de 26, ambos sospechosos del violento asalto cometido minutos antes. Ante esta situación, fueron rápidamente detenidos por el personal policial.

Por otro lado y en relación al hecho delictivo, Sergio Salinas propietario del Multirrubro “Carlitos”, en diálogo con FM Del Sol brindó detalles de lo sucedido en la noche del miércoles.

Explicó que de los dos sujetos, uno de ellos es reconocido por haber sido vinculado en diversos hechos delictivos, incluso tiempo atrás fue filmado en un reconocido comercio riograndense, sustrayendo mercadería de entre sus prendas de vestir.

“Acá ellos (por los delincuentes), ingresaron le pidieron la plata a mi mujer, la amenazaron con un cuchillo grande, también le pidieron un fernet y una coca”. Allí se habría producido un entredicho entre los atacantes y la mujer, “en ese momento, se va uno y queda el que tenía la capucha y que tenía el arma y era José (Hernández Vera). Después de eso, se retiraron del local”, sostuvo Salinas.

Allí, la mujer se dirigió rápidamente hacia el sector de la vivienda, donde se encontraba Salinas, pero al encontrarse en un estado de shock por el violento momento vivido, no logró explicar lo sucedido de forma inmediata. En ese momento, indicó que volvió a ingresar al negocio uno de los delincuentes (Cristian Tejada), “cuando me ve Cristian, pega la vuelta y sale corriendo, pero a todo esto, yo todavía no sabía que había sucedido y mi señora por atrás, sale corriendo y traba la puerta”. Allí la mujer se comunica con la policía e informa lo sucedido, tomando conocimiento del hecho.

Dicha situación generó un gran malestar e indignación para Salinas, quien sostuvo que “Yo quiero que se vayan, ya no sé qué hacer. Yo estoy preparado para el robo, pero ella no (por la mujer), yo vengo de Buenos Aires, ella esta shockeada y eso me molesta mucho, porque es una persona que da la vida por nosotros. Esto molesta, estoy muy furioso”.

Recordando un robo anterior, subió a las redes sociales las imágenes de las cámaras de seguridad. “Allí la gente publicó vive en la calle tanto, en el edificio tanto, brindaron toda la información, lugar donde vive, horarios. La gente está indignada, no sé qué espera el Juez para hacer algo”. Indignado con la situación, Salinas continúa relatando, “cuando me robaron la ante última vez, vino el Juez acá y después cuando yo tuve que ir a declarar a Tribunales, me dijeron que a causa le dieron de baja porque no había filmaciones, no había testigos, no había nombres y en realidad la policía se llevó y levantó lo que es el contenido de las cámaras”, material que debería haber sido entregado a la Justicia y que de acuerdo al relato, dichas pruebas no habrían sido presentadas en el Juzgado interviniente. Ante ello, se ofreció a entregar las pruebas a la Justicia nuevamente, “yo tengo todo, tengo testigos, cámara, fotos y todavía no me llamaron para que yo vaya a llevar todo”.

Luego de todo lo sucedido con la causa anterior, Salinas explicó que les recriminó y reiteró el hecho a los uniformados que se presentaron en la noche del miércoles. “La policía vino a buscarlo (por las imágenes), me tomó la denuncia, estuvieron redactando actas en mi oficina, además vinieron en su momento los mismos que vinieron ahora y yo les dije. Me pidieron que me tranquilice, pero cómo me voy a tranquilizar si le pusieron un cuchillo a mi mujer”, mostrándose molesto por la actitud de los efectivos policiales. “Me habían dicho que me iban a llamar, me volvieron a robar y nunca me llamaron para llevar las pruebas que la policía no les llevó”.

En relación al grado de inseguridad que se vive, Salinas aclaró que “hoy si mi señora me tiene que reemplazar, cómo lo hago, la tengo que dejar con un custodio, yo ya estoy pensando en cerrar. Estamos podridos, la Argentina está mal. Uno ve que nos están matando con los impuestos, que no suben los sueldos, que las fábricas están cerrando y vos no vez una luz, ves todo gris, ya no sabemos qué hacer y uno tiene que salir y atender a la gente con una sonrisa, hacer un chiste y ya no tengo ganas”, sostuvo Sergio Salinas.