La Pesquera del Fin del Mundo solicitó, mediante una nota a la Legislatura Provincia, modificaciones a la ley que prohibió la salmonicultura en Tierra del Fuego. Además, propone realizar “urgentes estudios técnicos” para definir las mejores condiciones en las que se podría realizar la actividad.

Cabe agregar que en la sesión del jueves pasado, el legislador Pablo Villegas solicitó al Poder Ejecutivo la reglamentación de la Ley provincial N° 1355, referida al Cultivo y producción de salmónidos y la Prohibición en aguas lacustres y marítimas de la Provincia ya que hasta el momento, el Ejecutivo no lo realizó, cuando en su artículo N° 6 establece “un plazo no mayor a treinta días”.

En declaraciones a FM MASTER´S´, el propietario del local gastronómico Viejo Marino, Jorge Eblin explicó que en un principio se realizó el pedido a Recursos Naturales.

“Si bien se nos concedió en ese momento con una producción limitada de 220 toneladas, pero para implementar la logística en el mar y los costos necesitaríamos tener unas 500 toneladas. El negocio no cierra. Obviamente, luego entró la gente de la (campaña) No a la Salmonera”.

En parte dijo estar “de acuerdo con que no haya salmoneras por distintos motivos, si vimos que el país vecino tuvo problemas, nosotros no los queremos tener”.

En este sentido, remarcó que, si no hay control del estado, el mismo productor erosiona costos. “No tenemos grandes lugares para ubicar la salmonera y ese es el problema de Chile que lo ubica en bahías cerradas. Y empieza un problema generalizado”.

Por otro lado, “el flujo y reflujo de las mareas hacen que limpien esas partes. Para mí, a mi entender, la salmonera tendría que estar con el límite de la Estancia Haberton hacia el este, todo ese litoral hasta Moat. Pero también hay otras cuestiones interesantes que se superponen con la pesca artesanal. En Chile hay un resguardo de esto para no interferir con la salmonera”.

“Hay mucha gente que propone no a las salmoneras, y es difícil porque el mismo gobierno ya hizo una prueba piloto en los 90, con buenos resultados”, indicó.

También alertó que las variedades de salmónidos como el Salar, Chinook o Kook ya se encuentran presentes en la provincia “y no se va a erradicar nunca” y explicó que “se escapó de Chile, es oriundo de Alaska, obviamente en el Canal Beagle, como ingreso en la Pataia, y desova al Lago Blanco, y ya es difícil sacarlo como el castor, porque ya se instaló, hay que convivirlo, por más que se quiera hacer una pesca intensiva ya sacó a otras especies. Por eso hay que aprovecharlo, con la pesca deportiva o comercial”.

A un mes de presentar la nota, no recibió contestación, pero “visto las circunstancias, no están dadas las condiciones para afrontarlo. Tal vez si se monta una salmonicultura o un centro de cultivo más afuera, donde no se esté pescando y dejar un amplio margen para que la pesca artesanal pueda realizar su actividad, no se superpone la pesca y las crías”.