Daniel Condorí está encadenado en el edifico del Juzgado de Instrucción Nº 2 de Río Grande, quien junto a esposa e hijos se encuentran viviendo en un terreno que la Iglesia “Hijos del Altísimo” reclama como propio.

El hombre explicó que  “hay gente de la Iglesia en el lugar a la que le pagan para que vayan a dormir allí y a cuidar”, buscando que su esposa se vaya del lugar.

En el lugar, una mujer que acompaña a Condorí indicó que el hombre salió a trabajar y no pudo volver a ingresar, con lo cual está buscando una respuesta del Juez Cesari Hernández.

Además dijo que entre los vecinos le están llevado comida y agua” y que la mujer está con carbón, ya que no la dejan entrar con una cocina, ni con una garrafa.

Condorí  dijo que su mujer “está como presa y yo estoy viviendo en la casa de mi suegra y mi hijo más chiquito de 3 años esta con la madre y yo estoy con los otros dos”.

Además indicó que esos terrenos pertenecen a un Fideicomiso y desde el mismo le dijeron que están esperando a que el Juez diga algo para que ellos les puedan dar algún papel.

Al finalizar, el hombre manifestó que “me quedaré acá hasta que nos den una solución”.