El flamante integrante del Tribunal de Cuentas Municipal, Nicolás Giordano, brindó las primeras impresiones sobre el funcionamiento del organismo y consideró que el mismo tiene un “presupuesto acotado” y agregó que esto “limita” el funcionamiento del mismo para su función principal que es el control de los actos de Gobierno del Municipio y sus organismos descentralizados.

En declaraciones realizadas a FM La Isla, Giordano expresó que llega al órgano contralor del Municipio, “con muchas expectativas personales e igualmente profesionales” y destacó que se trata de “un trabajo técnico en un órgano muy importante en lo que tiene que ver con el funcionamiento de la Municipalidad de Río Grande”.

Y aseguró que ya tomó contacto con el organismo y funcionamiento y adelantó que “hay muchos temas que hay que rever porque tenemos un Presupuesto muy acotado” asegurando que “en el control que debemos llevar adelante está muy restringido desde el punto de vista del recurso humano”

Giordano aseguró que hasta el momento “con los expedientes no he tomado mucho contacto porque estuve abocado a la Cuenta de Inversión del año pasado , el personal, la memoria del año pasado, el tema de la reglamentación interna con un par de modificaciones que se ha planteado con respecto al organigrama interno y con la organización interna”.

El Tribuno recordó que el organismo cuenta con “auditores legales y técnicos, y ellos manejan la parte técnica de los expedientes y nosotros al tener un control posterior porque el concomitante es el que estamos tratando de gestionar para llevar adelante la gestión, todavía no lo hemos podido plasmar porque estamos viendo cómo vamos a hacer con el Presupuesto”.

Por otra parte recordó que hay “dos figuras muy importantes dentro del Tribunal de Cuentas que es el Fiscal Auditor y el Fiscal Legal y son las cabezas de los departamentos de auditoría”, y explicó que “son los que terminan de diagramar los expedientes para que lleguen o se eleven a los vocales y antes también tenían  un mandato de 4 años y nosotros hemos planteado que sea de un año para poder evaluar si cumple con las expectativas y renovar su continuidad”.

Giordano consideró necesario “agilizar” el trabajo del Tribunal de Cuentas, “valorizar el trabajo del empleado público, y necesitamos trabajar con responsabilidad”.