Así lo afirmó Amado Boudou, quien fuera liberado anoche luego de permanecer 70 días en prisión, y agregó que “no quiero ocuparme de mí, sino de los compañeros que están detenidos con preventiva”.

La Cámara Federal de la ciudad de Buenos Aires ordenó la libertad del ex vicepresidente Amado Boudou en la que causa por la que aún permanecía detenido, en la que está acusado por las facturas apócrifas en la rendición de viáticos cuando era ministro de Economía.

Boudou denunció que “el Poder Judicial está haciendo abuso”, también denunció a los medios y afirmó que “desde 1910 no había 12 años ininterrumpidos de un gobierno nacional y popular, y nos toca pagar eso”.

Los jueces de feria confirmaron el procesamiento del ex funcionario del gobierno kirchnerista y el embargo de un millón de pesos en esa causa en la que está acusado de peculado o malversación de caudales públicos, pero revocaron la prisión preventiva que había dictado el juez Ariel Lijo.