En la mañana de hoy, en Río Grande y Ushuaia, el sindicato docente inició su tercera caravana en reclamo por el pago del aumento, acordado en paritarias, en el mes de marzo, antes de la pandemia.

En Ushuaia, la caravana arranca en la Rotonda del Aeropuerto, desde donde el “bocinazo” se detendrá en cinco puntos de la ciudad. En la escuela 1 los docentes se reunirán para decidir el final de la caravana, lo que se supone que sucederá en la planta de NewSan, para solidarizarce con los operarios de la planta.

“La situación de la familia docente es muy grave. El salario promedio es de $40.000. La mayoría cuenta con un solo cargo y el que recién se inicia tiene $25.000 de sueldo. Con poca antigüedad puede llegar a $30.000”, dijo Javier Mastrocolo, secretario de Prensa del SUTEF, por FM Masters.

Y agregó: “Después del congelamiento salarial de Bertone, seguir con ese congelamiento hace que la familia cada vez se endeude mas. Insistimos en que el gobierno de marcha atrás con esta suspensión y pueda cumplir con lo que prometieron”.

“Si bien la pandemia ha cambiado las cosas, entendemos que ya ha pasado un tiempo suficiente para que puedan generar recursos de algún lado para cumplir con la docencia”, entendió Mastrocolo.

Mientras que en Río Grande, el secretario Gremial de SUTEF, Franco Tomasevich, presente en la caravana, pidió que “esta política de ataque a la educación pública, termine”.

“Por eso estamos presentes, para que cambie la valoración de la educación pública”, dijo Tomasevich.