Por Elias García.- Tras el pedido del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación Fueguina (SUTEF), este jueves desde las 11 se realizará una reunión con los ministerios de Salud y Educación de la provincia, en Ushuaia, donde el gremio propondrá suspender las clases de forma preventiva ante el aumento de casos de COVID-19.

La nota fue emitida este lunes y el Ministerio de Educación resolvió avanzar en el encuentro para analizar las actuales condiciones de las clases presenciales que, esta semana, volvieron a contabilizar casos positivos en distintos establecimientos.

Las cifras recabadas por SUTEF desde el inicio de las clases presenciales hasta este lunes, a través del programa “Botón Rojo”, dan cuenta de 747 docentes y no docentes aislados con 66 casos positivos; y 315 grupos de estudiantes afectados en 90 instituciones educativas.

Además, en las últimas horas se confirmaron 19 casos positivos en el personal docente y POMyS  del Jardín N° 18 “Caruchas” de Ushuaia y uno (un directivo) en el colegio Alicia Moreau de Justo de Río Grande, que obligó al inmediato aislamiento de unos 30 docentes que participaron de una reunión reciente.

Según la información suministrada, un docente presentó síntomas compatibles con COVID-19  y avisó vía mail a la institución, pero los directivos de la misma no lo informaron al resto del cuerpo docente.

El aislamiento preventivo de todos los actores de la reunión (donde tampoco se habría dado cumplimiento a los protocolos) se dio con posterioridad por la falta de comunicación.

El SUTEF, por su parte, confirmó la reunión para este jueves con el Ejecutivo pero además espera una convocatoria a la Legislatura de la comisión 4 de Educación, “la cual se pidió a principios de febrero y no tuvo respuesta”, comentó Soledad Rottaris, secretaria General Adjunta de la seccional Río Grande del gremio. La discusión no abarca solo la situación sanitaria sino también la inversión en los edificios escolares y el programa Conectar Igualdad.

“Hay malestar en los docentes trasladando preocupación al interior de las familias porque el virus circula y no hay un cuidado real teniendo en cuenta que somos los responsables sociales de llevar tranquilidad a las familias”, reflejó Rottaris en cuanto al incumplimiento de los protocolos.