María Itatí Leguizamón, la esposa del cabo primero Germán Suárez, tripulante  del submarino ARA San Juan, realizó declaraciones a los medios y contó que cuando desde la Armada les informaron las novedades, “estaban todos descompensados, hubo de todo, parecía una catástrofe. Se pusieron  agresivos, les estaban diciendo que los perdieron”.

Itati manifestó que desde el Submarino el día que sucedió la explosión, “pidieron a las 8 de la mañana pero le dijeron que estaba todo bien, esa es la parte que yo no si es mentira, si ellos le dijeron que estaban bien y seguían navegando la tripulación sin novedades,  pensé que estaban bien y eso nos esperanzó”.

Además aseguró que, “si nos hubiera dicho desde un comienzo, ya está, pero no nos dijeron eso”.

Consultada sobre si su marido le dijo que si le hacían las reparaciones al submarino dijo que, “supuestamente si” y adelantó que iniciarán acciones legales contra,  “quien tenga que responder. Alguien tiene que dar la cara con todo esto”