El diputado y autor del proyecto que elimina las indemnizaciones por despido, Héctor Stefani, respondió a las críticas recibidas ayer, en la mesa Multisectorial de gremios, donde rechazaron el proyecto.

“El proyecto busca una solución a un problema de los argentinos, la falta de empleo. Las conquistas sociales son para una minoría o no funcionaron y tenemos que buscar soluciones”, dijo Stefani por Radio Provincia Ushuaia.

Y explicó que con este sistema laboral “es imposible tener nuevos empleos, ni siquiera para nuevas empresas. Una micropyme funde y el trabajador no cobra indemnización”.

“No estoy en contra de los trabajadores”, afirmó, y relató que, cuando fue Jefe de Operaciones en el Puerto, “los estibadores no tenían registro, hicimos un programa de estibadores y muchos estibadores se pudieron jubilar porque tenían aportes. Nadie me va a correr a mi porque no defiendo a los trabajadores”.

“Estoy en contra de los sindigarcas, los que se perpetúan en el cargo, de los que firman contratos fuera de la ley. Nunca me bancó ningún empresario, ningún sindicato, y nadie me puede acusar de que tuve vínculos con la política. No me gusta generalizar, hay políticos buenos, malos, y sindicalistas lo mismo”, opinó.

“Hay un montón de gente que vive de un plan, una cadena de esclavos de otro siglo. Todos los sindicalistas que están en esa foto que se queden tranquilos, porque los fondos salen de lo que están aportando hoy. El fondo va a una cuenta a nombre del trabajador, intransferible y que lo va a cobrar si tiene que cobrarla”, explicó.

Y aseguró que “lo que tienen que hacer los sindicalistas es decirles a sus agremiados cuanto perciben de salario y que hacen con esos fondos. Algún sindicalista me mandó a leer un recibo de sueldo, hoy el empleador pone un 6% del importe para la obra social y el 1% de sepelio, el empleado pone un 3% para la obra social y si no te afilias al sindicato te descuentan el 2%. Que hace el sindicato con esos fondos es lo que tienen que explicar los sindicalistas”

“Este proyecto lo copié de países exitosos. Es hora de que terminemos con sindicalistas ricos y trabajadores pobres. Si este país no reforma la situación laboral y la situación impositiva vamos derecho a ser Venezuela, los países a donde nos quiere llevar este Gobierno construyen muros para que la gente no se les escape”, concluyó.