El Sindicato de Obreros de la Industria del Vestido y Afines (SOIVA) informaron que se encuentran llevando adelante medidas de fuerza porque las empresas del sector no quieren sentarse a discutir una recomposición salarial.

Al respecto Alejandra Zustovich, secretaria General del SOIVA explicó que se encuentran “reclamando un aumento salarial; nos reunimos en julio y ahí obtuvimos un 15 por ciento y en el mismo acuerdo quedó sentado que nos íbamos a reunir los primeros días de diciembre. Hemos tenido tres reuniones y no hemos llegado a nada con las empresas porque no quieren dar ningún tipo de incremento” y aclaró “sabemos que la inflación es galopante y lo que se consiguió en el primer tramo del año es totalmente insuficiente, por eso estamos tomando medidas”.

La dirigente del gremio textil confirmó en declaraciones a Aire Libre que tienen “una audiencia el próximo viernes, donde vamos a ver si las empresas se presentan porque están totalmente negadas a querer dar un incremento salarial” por eso explicó que la medida que llevan adelante es una “retención de tareas”, la cual se interrumpiría porque “Badisur sale de vacaciones el próximo viernes, Armavir también sale la próxima semana, Sueño Fueguino también, pero cuando volvamos de las vacaciones vamos a retomar las medidas si no hay una solución”.

Zustovich afirmó que “no puede ser que las empresas, viendo la situación de sus trabajadores, se nieguen a dar un incremento salarial. Sabemos que la situación está complicada para todos los rubros, es de público conocimiento. Pero otros rubros se han reunido y algo han conseguido algo para mejorar los sueldos Nosotros no podemos ser la excepción, porque los compañeros no pueden seguir viviendo con lo que ganan”.

Para el 2019

Por otro lado, la dirigente gremial se refirió a la producción para el próximo año. “No se ve una perspectiva de mejora, está todo complicado por el tema de las bajas ventas, por la gran cantidad de importación de productos terminados que siguen entrando. En eso estamos igual que el sector electrónico y que todos los rubros” aclaró al tiempo que señaló que “la situación es muy complicada, pero también es muy complicada para los trabajadores seguir viviendo con el salario que tenemos hoy por hoy. La reunión del viernes será con los representantes de las empresas en el Ministerio de Trabajo de la provincia, porque encima hemos hecho una presentación en el Ministerio de Trabajo de la Nación y con esto que pasó ahora, que el ministerio pasó a ser secretaría; la Delegación de Río Grande funciona como una mesa de entradas”.

En este sentido remarcó que “no tiene ningún sentido la presencia del Ministerio de Trabajo de la Nación en nuestra ciudad, es una vergüenza. Los trabajadores cada vez tenemos menos lugares donde ir y gestionar, lo único que le pedíamos es que acerquen a las partes, que hagan respetar algún decreto, las leyes. Pero ahora, por esta decisión del Presidente de la Nación (Mauricio Macri) ni siquiera están para eso; la verdad es que es una vergüenza”.

El cierre

Zustovich explicó que el año cierra complicado para el sector. “En la empresa Armavir, los meses de octubre y noviembre tuvieron suspensiones de 12 días por cada mes. Después de enero nos vamos a volver a juntar para ver cómo sigue la situación. Nuestra prioridad pasa por resguardar los puestos de trabajo. Lo mismo pasa con Blanconieve, que desde hace ya algunos meses viene acordando suspensiones” y “en el caso de Badisur, esa empresa es la más complicada, mes a mes nos dicen que no saben hasta cuándo van a seguir. Despidieron a cuatro compañeras, por lo cual también tuvimos una audiencia y se están llevando a cabo algunos acuerdos. La verdad es que la empresa Badisur siempre es imprevisible, cuando la situación es buena o cuando es mala. En las demás tratamos de acordar algo para resguardar los puestos de trabajo”.