Así respondió el Ministro de Defensa de a Nación Oscar Aguad, cuando fue consultado sobre la auto crítica que podía hacer el gobierno en torno a la investigación para encontrar al submarino perdido hace un año, durante la conferencia de prensa brindada esta mañana en el Edifico Libertad.

“Siempre se cometen errores, yo a veces pude haber pecado de optimista y lo reconozco; y a lo mejor a veces generé expectativas que al final no se cumplieron y  les pido disculpas por eso” expresó el funcionario.

Además  y a modo de excusa agregó que “la verdad que hemos pasado un año muy duro. Si usted me pregunta cuales son mis sentimientos hoy le digo que son contradictorios: por un lado con el alivio de haber dado con el submarino, pero por el otro lado la tragedia”.

Por otro lado detalló que desde el momento en que se produjo la impulsión en el submarino, pasaron solo dos horas desde que se escuchó la anomalía acústica, “es decir que en ese tiempo no se podría haber hecho absolutamente nada. Ningún barco pudo haber llegado a ese lugar, no había manera”.

“Por eso necesitamos saber qué pasó y por qué el submarino se fue a pique de la manera que lo hizo sin mediar tiempo y sin que ellos pudieran hacer nada; porque esa es una de las explicaciones que nadie puede dar. No pudieron liberar ninguna de las alarmas que tenían, las radios balizas y demás elementos para avisar que estaban en peligro, o avisar que tenían un desperfecto”.

Por último Aguad agregó que  siempre se supuso “que esto fue  una cosa de improviso y que tiene  que haber habido una causa que yo espero que quienes están haciendo la investigación desde la junta que hemos conformado, nos aproximen un poco a saber qué  paso”.