Gustavo Melella se refirió al congelamiento de los impuestos que votó el concejo deliberante y a la posibilidad de vetar la medida. “Si tengo la responsabilidad de vetar algo que vaya en contra de la ciudad lo voy a hacer, porque para eso fui elegido intendente”, afirmó.

“Puede sonar lindo congelar los impuestos, pero que el municipio pierda 300 millones de pesos es todo el plan de obra pública, lo que implicaría que el año que viene no haya calles, no hay plazas, no hay espacios públicos, no se podrían hacer obras de gas, agua o cloacas”, manifestó Melella.

“Todos saben cómo el municipio estuvo al lado del que más necesita con los módulos alimentarios o con los subsidios, pero si es una decisión del concejo terminar con eso, se terminará con eso”, advirtió el intendente.

Y agregó que “perdemos fondos porque Ushuaia y Tolhuin van a recuperar fondos, entonces algunos por ahí quieren que se beneficien otros. Por otro lado, tenemos los impuestos más bajos de la provincia, tanto en patente automotor como en inmobiliario. En vez de hacer esto, tendrían que haber reclamado a la provincia lo que nos deben de coparticipación. La cantidad de obra pública que hoy se ve, a muchos les molesta”.

Melella habló de una “intencionalidad política” detrás de la decisión del concejo deliberante. “Me parece que tiene que ver con otra cuestión”, afirmó. Y apuntó contra algunos concejales que “hoy son voceros del gobierno de la provincia, han demostrado netamente demagogia que algunos no resisten”.