El Gobierno de la Provincia abrió una investigación para determinar las responsabilidades y luego accionar judicialmente en el caso de los contingentes de turistas que, a pesar de haberse confirmado numerosos casos positivo de CORONAVIRUS, evitaron el aislamiento e intentaron pasar la frontera, en franca violación de las disposiciones y los protocolos sanitarios.

Autoridades del Ministerio de Salud y del Ministerio de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos, debieron acudir en emergencia a la situación planteada en la terminal de colectivos de Río Grande, donde se encontraban 2 colectivos con contingentes de turistas de otras provincias, luego de que se les rechazara el paso por la presencia de casos COVID positivo.

Cabe mencionar que ambos contingentes estuvieron recorriendo la provincia los últimos días. Antes de emprender el regreso a sus provincias, comenzaron a aparecer síntomas en algunos de los pasajeros motivo por el cual, en la jornada de este miércoles 12 en Río Grande, fueron hisopados y muchos casos dieron positivo.

A pesar de ello, las empresas a cargo de ambos contingentes este jueves iniciaron el viaje rumbo al continente, pero las autoridades fronterizas no permitieron su paso en cumplimiento a lo establecido por autoridades sanitarias en el marco de la pandemia.

De regreso en Río Grande, permanecieron dentro de los colectivos donde fueron asistidos y se determinó el aislamiento de los casos positivos para cumplir lo dispuesto por las autoridades sanitarias, al igual que se puso en marcha todo el protocolo predeterminado para este tipo de situaciones.

“Siempre estamos apelando a la conciencia social, para contrarrestar las consecuencias de la presencia del COVID-19. Sin embargo, acá ha habido una actitud irresponsable y queremos determinar bien esas responsabilidades”, sostuvo el secretario de Protección Civil, Daniel Facio.

Por su parte, el secretario de Gestión de Sistemas Sanitarios, Javier Barrios, afirmó en consonancia que “es incomprensible que, a 2 años de iniciada la pandemia, todavía estemos viendo este tipo de cosas que ponen en riesgo la vida de la persona que dio positivo, como quienes los acompañan. Hay protocolos que deben cumplirse y en este caso quedó comprobado que no se respetaron”.