La gobernadora Rosana Bertone, junto a los diputados nacionales Martín Pérez y Matías Rodríguez, y el secretario de Estado de Sedronar, Roberto Moro, inauguraron ayer el DIAT “Espacio Joven”, un dispositivo de prevención, contención y formación de jóvenes.

Se trata de un dispositivo integral de abordaje territorial (DIAT) que la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR) tiene en todo el país.

Esta obra se realizó en conjunto entre el Gobierno provincial, la Sedronar, y la Fundación para la Integración Federal.

En contacto con Tiempo Fueguino Moro aseguró que “la secretaría tiene dispositivos en casi todo el país. La idea de estos dispositivos es integrarse a los que tiene la provincia y el municipio y trabajar con Organizaciones de la sociedad civil coordinadamente para dar una respuesta en el tema adicciones”.

Consideró que “es importantísimo que estos dispositivos estén en el territorio, se puedan trabajar en conjunto generando corresponsabilidades con los gobiernos locales porque la respuesta no se puede solo dar desde Nación a 2.000 kilómetros, sino que es necesario tener una mirada local para poder resolver la realidad”.

Planteó que se cambió la mirada de los dispositivos con la gestión anterior, en referencia al marco teórico, haciendo hincapié en que no se trata solamente de un espacio terapéutico, sino preventivo, “para que los jóvenes puedan encontrarse con otros jóvenes y encontrar contención y empezar a generar vínculos de confianza donde se manifiesten los problemas que ellos tienen”.

Insistió en que la mirada no es de un lugar exclusivamente para consumidores problemáticos, sino que se extienda la participación a jóvenes de la comunidad. “Si bien está orientado a consumo, y también a generar modelos preventivos en cada uno de los lugares donde esté”.

“Trabajar con las escuelas del lugar, trabajar con el dispositivo de salud, con las organizaciones de sociedad civil, y armar redes es uno de los complementos que nosotros hemos puesto porque creemos que siempre hay que trabajar con los dispositivos a puertas abiertas y en contacto permanente con la comunidad” amplió Moro remarcando que es el ámbito de detección de los problemas cerrando la distancia que podría generarse con los dispositivos.

Manifestó que la idea es romper “ese circuito de institucionalidad cerrada” e integrar los mismos a la comunidad tanto en salud como en educación generando, además de atención terapéutica, modelos preventivos.

Para Moro “los espacios de encuentro son pocos porque el clima condiciona los espacios” en referencia al clima adverso de la provincia, y planteó que son necesarios para generar vínculos, “y en estos vínculos trabajar todos los problemas que los jóvenes manifiesten” planteando a su vez que no solo se trata de problemas de consumo, sino “con otras cuestiones que les pasan a los jóvenes” como el desarrollo de la adolescencia.

“Si encuentran estos lugares donde puedan hablarlos se pueden ir encaminando o se pueden ayudar. Si no hay un lugar donde se manifiesten no se puede ayudar. Por eso es que queremos que no solo sea un espacio terapéutico, sino de integración”.

Respecto de la situación puntual de las adicciones, consultado sobre el panorama actual que plantea Tierra del Fuego, Moro recordó que desde la SEDRONAR se puso en marcha el Observatorio Argentino de Drogas, “con lo cual hicimos el estudio nacional de consumo el año pasado” y adelantó que para 2019 está planificado realizar un estudio similar en la población escolar.

“Tenemos un mapa de la Argentina, los datos se los dimos a cada provincia, para que puedan analizarlos hacia adentro y ver cuáles son sus realidades, cuales son los perfiles de consumidores, la edad de inicio” y cómo impacta la percepción y los factores de riesgo.

Relató que la población donde más creció el consumo es la de 12 a 17 años. Tanto en alcohol como marihuana. “Uno se preocupa porque se supone que debería ser la población más protegida, son preadolescentes y adolescentes que están dentro de las escuelas y dentro de los clubes, o en la misma familia” enumeró destacando la relevancia que toma este tipo de espacios.

“Si el consumo creció en este grupo etario nos está pasando algo como sociedad, como familia que no podemos contener a nuestros propios hijos” insistió Moro quien ponderó los datos cuantificados para la toma de decisiones en referencia a la generación de programas que apunten a dicho conjunto.

Emergencia en adicciones

Acerca de la declaración de emergencia en adiciones que fue decretada hasta diciembre de este año, Moro relató que en los últimos dos años “hemos triplicado el alcance en los barrios vulnerables de nuestro país. Nosotros partimos de 32 CAC (casa de acompañamiento comunitario) y hoy tenemos 190. Hemos casi quintuplicado la cantidad, y esto tiene que ver con eso”.

Recordó que “la emergencia significa que uno tiene desarrollar estrategias de atención porque hay cada vez mayor demanda en tratamientos y en espacios terapéuticos” haciendo referencia al fortalecimiento del área.

Otra de las cosas que se hicieron según explicó Moro fue la federalización de los dispositivos atento a que se habían centralizado en el Gran Buenos Aires. “En todo el país hemos generado dispositivos de Casa de Acompañamiento porque creemos que es la forma de llegar a los barrios de alta vulnerabilidad donde al Estado a veces le cuesta llegar porque no hay un centro de salud o no hay presencia del Estado”.

“A través de esta estrategia hemos alcanzado a personas que tienen problemas y que de otra forma no llegaban a ser atendidos en los espacios terapéuticos” comentó y agregó que se creó también otros dispositivos de tratamiento comunitario en todo el país de los cuales existen 30 hoy por hoy.

Para Moro “trabajando en el barrio, con la gente del barrio, y con una estrategia que tiene que ver reconstituyendo nuevamente las redes sociales, podemos atender a gente de que otra forma no llegamos”.

Agregó que actualmente el 60% de las escuelas cuentan con programas preventivos educativos, pero reconoció que “nos falta el otro 40%”. Municipio en Acción, otro de los programas alcanza actualmente al 30% de los 2.400 municipios con los que cuenta el país. “Sabemos que no vamos a llegar a todos, pero la idea es llegar a la gran mayoría” con el objetivo de descentralizar la política pública.

“Argentina previene” es otro de los programas que se puso en marcha en el marco de la emergencia, donde “a modo de concurso generó acciones para financiar proyectos productivos de las organizaciones de la sociedad civil” esperanzado en que se sumen cada vez más acciones civiles en todo el país con el financiamiento de la SEDRONAR.

“Lo otro es seguir buscando el trabajo en conjunto con las provincias, los municipios y las universidades” manifestó Moro haciendo especial hincapié en las universidades.

 Satisfacción de Pérez

Tras la inauguración del DIAT, el diputado Martín Pérez aclaró que la nueva institución no es un centro de recuperación de adictos, sino que está dedicado a la prevención de adicciones.

La obra comenzó a gestarse durante el último año de gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y ahora se ha podido finalizar con la actual gestión de Cambiemos.

“Somos críticos en otros aspectos, pero destacamos cuando hay continuidad y las cosas se hacen bien”, dijo Pérez en rueda de prensa, y destacó la articulación tanto con los gobiernos nacional y provincial, y con el municipio de Río Grande que cedió el edificio.

El “Espacio Joven DIAT” ya cuenta con más de 450 jóvenes preinscritos para los talleres vinculados con la comunicación o a plataformas digitales, con salida laboral.

El diputado anunció que desde el DIAT “vamos a articular con instituciones privadas y de la sociedad civil que se desarrollan en este ámbito de prevención de adicciones”. Y destacó la importancia de que el espacio esté permanentemente monitoreando por la Sedronar.

Según las estadísticas, la Patagonia históricamente tuvo un mayor consumo de drogas que otras regiones del país, debido a distintos factores particulares, como las condiciones climáticas o el alto poder adquisitivo.

“La estigmatización no ayuda, hay que generar espacios inclusivos”, dijo el Secretario de Estado de la Sedronar, Roberto Moro, quien destacó que “desde el estado se haya puesto el foco en el sujeto antes que en las drogas”. 

“Política de Estado”

Por su parte, la gobernadora Rosana Bertone destacó la apertura de un nuevo DIAT y llamó a “replicar” este espacio para los jóvenes, donde se van a poder abordar problemáticas “si es que algunas se presentan y sino bienvenidos a compartir y estar en comunidad que es lo que todos buscamos”.

La mandataria calificó la inauguración del nuevo espacio como “una verdadera política de Estado porque si podemos desde la Sedronar y desde el Gobierno Provincial articular una política concreta en un tema sensible y preocupante para toda la sociedad, es porque es una verdadera política de Estado”.

Y destacó la importancia de que toda la clase política tome un compromiso sobre la temática de la prevención de adicciones, “en este caso el Diputado Nacional Martín Pérez comienza a gestar esta idea que hoy es un sueño hecho realidad, un espacio dedicado a los jóvenes y dedicado a la prevención”, dijo.

Sobre la problemática de las adicciones, la gobernadora manifestó que “en Río Grande la sufrimos mucho como sociedad, creo que hay dos grandes políticas que tenemos que llevar adelante, y una es esta, todo el abordaje que podemos hacer desde los preventivo, desde el acompañamiento a los adolescentes”.

Bertone aseguró que hoy se tiene desde el Gobierno Provincial una política concreta, que se había dejado de tener, porque la Secretaría de Adicciones y Salud Mental cuando nosotros llegamos a la gestión de Gobierno, no estaba en el organigrama, había desaparecido y solo las asociaciones como las ONG y del sector privado, abordaban este tema, el Estado en franca desaparición”.