Por Silvana Minué-La ministra de salud, Analía Cubino hizo un balance del 2020, un año teñido por la pandemia del COVID-19 que imposibilito el dictado de clases normal. “Fue complejo y el 2021 será distinto”, puntualizó. Si bien la educación fue garantizada con clases virtuales “atípico” además “el Consejo Federal Educativo en mayo sostuvo que ningún alumno va a repetir el año por lo que se conformó una unidad pedagógica, entonces el año 2021 será muy interesante en mirar en términos pedagógicos y para revisar la repitencia, si sirve o no repetir el año escolar”, dijo en FM DEL PUEBLO.
Mientras se está a la espera de la llegada de la vacuna contra el COVID-19 y la organización de los grupos de vacunación en primer lugar, que incluye la docencia, Cubinos indicó que “los docentes de todos los niveles regresaran el 8 de febrero a la actividad y ahí imaginamos el plan de vacunación que está siendo analizado con todo el gabinete provincial”. En ese marco se planea una serie de capacitaciones, para poner en marcha los protocolos condicionado a la situación sanitaria así avanzar a la presencialidad”.
Por otro lado, la jefa de la cartera educativa garantizó que ningún chico o chica quedará sin su banco el año próximo. “Quiero darles la tranquilidad a las familias de que van estar cubiertos en el sistema educativo. El gobierno provincial estará haciendo uso de la obligación. Estamos inscribiendo de manera progresiva y en febrero vamos a retomar la inscripción, sino pudieron ingresar a un colegio que fueron inscriptos, los lugares serán sorteados”, aseguró. Así mismo mencionó que el mismo Presidente de la Nación apunto a escolarizara los jóvenes que han dejado el secundario. “Habrá que recuperar a esos chicos que no se han conectado o que no les han prestado atención a ciertas materias. En Tierra del Fuego hemos trabajado mucho en contener las deserciones y quiero felicitar a las instituciones educativas porque de la manera que han podido contactar con las familias, así que reforzaremos el nivel secundario durante el 2021”.

“Este año se ha perdido la oportunidad de reforzar contenidos teniendo en cuenta que las familias se debatieron entre debatir un plato de comida, o lamentando la pérdida de algún ser querido entonces conectarse con la escuela no era prioritario en algunos casos porque estaban combatiendo el virus. Lo que se pudo hacer minimizar el impacto. Todo lo que sostuvimos para que el sistema educativo no impactará tan fuerte en lo sanitario fueron las medidas. Ahora esperamos la vacuna especialmente para la docencia ya que tienen sus vínculos con los estudiantes y proyectamos que haya mas presencialidad”, finalizó.