Por ley votada por ambas Cámaras del Congreso de la Nación, se declararon dos nuevas Áreas Protegidas en el Mar Argentino. Argentina triplica su superficie marina protegida y concreta así el mayor avance de su historia hacia la conservación de su mar.

La sanción de la Ley fortalece una política de Estado hacia el mar.

Estas nuevas áreas “representan un logro de los procesos de debate democrático, además de un significativo beneficio para la conservación. Parques de mar y cielo en los que una inmensa cantidad de pingüinos y albatros, lobos y elefantes marinos, tiburones, rayas, corales fríos y otras muchas especies, podrán cumplir con sus ciclos de vida en paz y como natura manda.

La mayoría de las Áreas Marinas Protegidas argentinas son costeras y pequeñas, exceptuando la primera, y hasta ahora única, área protegida oceánica del país, “Namuncurá/Banco Burdwood”, creada en 2013. “Yaganes” y “Namuncurá/Banco Burdwood II” incorporarán más de 90 mil km2 de hábitat puramente oceánico, lo que significa un progreso significativo que triplicará la superficie de mar argentino protegido. Y sobre todo, fortalecerán el Sistema Nacional de Áreas Marinas Protegidas, que busca construir una red de áreas planificadas y gestionadas como un conjunto coherente, bajo la responsabilidad de la Administración de Parques Nacionales.

Además de favorecer la investigación, la conservación de la biodiversidad y la protección de la estructura y función de los ecosistemas marinos australes, las nuevas áreas ayudarán a mantener ambientes saludables que también resultan en un beneficio de actividades extractivas, como la pesca. La protección de hábitats y especies favorecerá el desarrollo de actividades económicas relevantes para la costa patagónica argentina, como el turismo basado en fauna.

Fuente: Foro para la Conservación del Mar Patagónico y Áreas de Influencia