El concejal Paulino Rossi presentó un proyecto para que los funcionarios públicos de Río Grande se sometan a exámenes de rinoscopia y orina con el objeto de detectar sustancias prohibidas en aquellos que sean candidatos a cargos públicos o que estén en funciones.

“Tenemos que garantizar que dentro de las tomas de decisiones no haya personas que tengan esa tendencia hacia sustancias prohibidas, sino generás una contradicción entre lo que debés hacer y cómo esta persona se desenvuelve en su vida privada y el condicionamiento que va a generar al momento de tomar este tipo de políticas”, dijo Rossi a Radio Fueguina.

El concejal comparó la exposición del patrimonio que deben hacer los funcionarios con la posible dependencia de sustancias prohibidas: “como funcionarios públicos tenemos que exponer nuestra situación patrimonial, porque tenemos que garantizar que no se usa la función pública para beneficio personal. Dentro de esa lógica, todo aquel que quiera ser candidato para un cargo político dentro de la municipalidad de Río Grande, semestralmente debería someterse a análisis de rinoscopia y de orina para garantizar que no hay dependencia de sustancias prohibidas. Tenemos que garantizar a la sociedad que no tienen dependencia”, dijo Rossi.

El artículo 19 de la Constitución Nacional dice que “las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados”, pero el concejal manifestó que los funcionarios “tenemos varias excepciones y tenemos cargas extra en un montón de cuestiones que tienen que ver con el bien común. Tenemos que garantizar que son personas aptas e idóneas”.