El diputado nacional Matías Rodríguez volvió a impulsar el proyecto de ley que propone se declare Monumento Histórico Nacional al barco Saint Christopher. La propuesta del legislador fueguino ya fue tratada en la Cámara de Diputados durante 2017 y recibió el visto bueno de la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos, organismo del Poder Ejecutivo Nacional que entiende en la materia y que se encuentra realizando un relevamiento de los restos de naufragios en la zona.
Rodríguez destacó la decisión del gobierno de la Provincia de promover la puesta en valor de la histórica embarcación, poniéndose a disposición para poder avanzar en este sentido.

Cabe destacar que una vez que se convierta en Ley, la iniciativa de Rodríguez va a implicar una mayor responsabilidad e involucramiento por parte del Estado Nacional, actual propietario del buque, en la restauración que necesita. También permitirá una continuidad en los esfuerzos que se han hecho durante los últimos años desde distintas organizaciones de la sociedad civil como la Fundación Ushuaia XXI y desde los tres niveles de gobierno.

Este proyecto, que cuenta con el apoyo de los también diputados fueguinos Ana Luz Carol y Martín Pérez, adquiere especial relevancia en el marco del reciente anuncio de la gobernadora Rosana Bertone de que el gobierno provincial, junto a la Prefectura Naval, comenzará con las tareas necesarias para iniciar el rescate y la puesta en valor del barco emblema de nuestra ciudad.

El Saint Christopher descansa en la Bahía de Ushuaia hace más de 60 años. Llegó a los mares australes en 1954 con el objeto de reflotar el crucero alemán Monte Cervantes, que había naufragado cerca del Faro Les Eclaireurs en 1930.  Ese intento resultó infructuoso, la empresa propietaria quebró y el Saint Christopher quedó encallado por los daños en su timón y en su planta propulsora.
Cuentan antiguos pobladores que en una maniobra posterior de la que participaron algunos camiones desde tierra, la nave fue movida hasta el sitio que hoy ocupa. Nada parecía indicar que el Saint Christopher fuera a quedar en la historia de Tierra del Fuego. Sin embargo, figura hoy en muchísimas postales de Ushuaia, se ha transformado en parte de su paisaje y constituye una parte indiscutible de nuestra identidad.