Así lo afirmó el Secretario general del sindicato del petróleo y gas privado, Luis Sosa, luego de que la empresa petrolera de capitales nacionales, entre en concurso preventivo de acreedores.

El efecto de la pandemia y por problemas logísticos propios, Roch no pudo hacer frente a una deuda de US$24,5 millones con bancos y otros acreedores.

La empresa se encuentra trabajando hace meses en un plan de reestructuración de su deuda de US$14 millones en obligaciones negociables y de US$10 millones con bancos, luego de la merma importante en los ingresos.

En las negociaciones, había pedido un año de gracia y extensión de plazos, sin recorte de capital, a una tasa de entre 6 y 8% en dólares.

Según Sosa, “se busca primero garantizar los puestos de trabajo, la producción que no tiene que pararse y después que Roch cumpla con los trabajadores, como lo hizo normalmente y como lo hizo hasta ahora”.

“La idea es resguardar a la empresa de los buitres que tiene de acreedores”, señaló el dirigente por FM Del Pueblo.

Y advirtió que “estamos llegando a un acuerdo con la empresa en el cual no iba a estar involucrado ninguno de los trabajadores, nos han garantizado los salarios. Esperamos que Roch salga de esta situación”.