En uno de los hechos policiales acontecidos el fin de semana, la gomería Cabrera del barrio Vapor Amadeo sufrió el robo de varias herramientas de trabajo cuando desconocidos ingresaron a este comercio de apenas ocho meses.

Pese a la situación adversa, uno de sus propietarios, Matías Cabrera, decidió abrir este lunes para continuar con sus labores diarias con la ayuda de clientes que le facilitaron sus herramientas a modo de préstamo.

“Veníamos trabajando bien, como siempre, la verdad que nunca nos imaginamos que iba a pasar algo así. Es un servicio que brindamos a la gente. Siempre tratamos de ayudar. Pero bueno, lamentablemente son cosas que pasan, nos gustaría que no, pero no queda otra que seguir trabajando. Ojalá aparezcan las cosas y, si no aparecen, ya las compré una vez y la volveré a comprar”, comenzó Matías en una entrevista con FM Master’s y Tiempo Fueguino.

“Me cuesta mucho porque, a pesar que mi viejo me da una mano, cuesta. Todos los meses compro herramientas, no compro ni ropa para mí y compro herramientas. Las herramientas me encantan y me encanta tener variedad. Entro a internet y busco, voy a comprar cinta a la ferretería y compro herramientas nuevas. Soy así”, agregó.

“Tuve la suerte de que hay mucha gente buena que viene al taller y me prestó su caja de herramientas para pasar el día de hoy por lo menos. Y tuve que salir a comprar una pistola de impacto para sacar ruedas y hacer el trabajo, dentro de todo, lo más rápido posible”, indicó sobre la reapertura del local.

El robo que se encuentra bajo la investigación de la Comisaría Quinta, de injerencia en la jurisdicción, incluyó “una pistola de impacto con el cargador, el posnet que habíamos comprado, llaves combinadas que es lo que más uso, tubos, mango de fuerza, prolongaciones, articulaciones; dos tableros llenos de herramientas, una soldadora que me costó muchísimo comprarla, la máscara, la amoladora de mi papá que tenía 20 años; eso es un poco de lo que se llevaron y necesito”. Estiman, en total, unos 500 mil pesos de pérdida.

“Hay cámaras (de seguridad) pero ninguna apunta acá. Uno siempre se confía y está mal. Me robaron a mí, le robaron a los vecinos, lo tomaron de punto al barrio, pero te soy sincero: nunca pensé que nos iban a robar. Nos vimos obligados a poner cámaras, alarma, para mañana va a estar todo instalado”, expresó.

Sobre Vapor Amadeo, Matías comentó que “es un barrio que se está haciendo, están construyendo constantemente en todos lados” y “la Policía pasa en el día pero los robos son a la noche”. “No quiero hablar mal del trabajo de la gente pero los robos suceden a la noche”, remarcó.

“Estaría bueno que pase la Policía a la noche, que arreglen los postes de luz que no funcionan para que no den vía libre a esta gente. Habían robado atrás, en la casa de mi papá, también se llevaron herramientas y nunca pensamos lo de ayer pero lamentablemente pasó”, recordó el dueño.

Después del robo Matías recorrió “tres veces” la gomería por temor a que se replique la situación. Ahora, solicita la posibilidad de recuperar todas las herramientas para que retomar con normalidad las tareas diarias.