Para levantar la clausura, el municipio tuvo en cuenta el saneamiento del depósito y del sector del depósito externo, con la eliminación de todos los residuos.

La clausura del supermercado se dispuso en la mañana de ayer, luego de que bromatología municipal haya constatado una gran cantidad de basura en los depósitos del local, con la consecuente falta de higiene y salubridad.

El director de Bromatología, Víctor Canalis, dijo que el cese de la clausura “se solucionó a través de una actuación rápida y concreta de nuestra área y a una respuesta acorde de parte de la empresa”.

El funcionario resaltó el trabajo cotidiano que se realiza desde el área de Bromatología e Higiene del Municipio, asegurando que “trabajamos todos los días por la salud de las familias riograndenses, realizando controles cotidianos en todos los comercios de la ciudad y actuando con celeridad cuando detectamos alguna anomalía para que la misma sea rápidamente subsanada”.