“El programa de becas de este año lo iniciamos en marzo con 600 inscriptos y en abril llegamos a las 1100, cuestión que nos superó totalmente e incluso a lo que teníamos presupuestado, pero hubo una decisión política de nuestro intendente Gustavo Melella de otorgarle a todos los postulantes la beca”, dijo el Director de Educación, Pablo López Silva.

Y agregó que, desde el municipio se pudo avanzar en  “que los  becarios realizaron diferentes acciones en nuestra ciudad en algo que nosotros llamamos  ‘contraprestación’, lo que significa es que le devuelven a la ciudad lo que sus ciudadanos han hecho pagando sus impuestos y que gracias a eso se pudo brindar estas becas”.

“Fue muy interesante porque estas acciones se desarrollaron dentro de la ciudad y los vecinos de una u otra forma recibieron de parte de esos estudiantes un aporte que en este caso estuvo orientado al apoyo escolar, acompañamientos recreativos, en algunos ámbitos de ONGs o bibliotecas. Entonces los becarios fueron ofreciendo a la comunidad sus capacidades y potencial que en muchos casos estaban asociados a la carrera que ellos estudian” subrayó el funcionario.

“En lo que pudimos avanzar este año y que me parece muy valioso es  un convenio con las Universidades Nacionales de esas dos últimas ciudades para que los estudiantes becados puedan hacer actividades comunitarias  dentro de sus instituciones y  ahora lo que estamos trabajando es para que esto mismo pueda producirse en Córdoba” sostuvo el director de Educación del Municipio de Río Grande.

Y concluyó: “la idea es que no sólo sea un acompañamiento desde lo económico sino que a los estudiantes les van atravesando otras cuestiones. A veces no tienen para el boleto, se quedan sin dinero o por problemas de enfermedad, la alimentación, movilidad, y todo esto dificulta su paso universitario  y lo que queremos es trabajar con las universidades, también asistirlos en las cuestiones que les van pasando”.