Integrantes de fuerzas de seguridad locales retiraron este sábado los cuerpos de las cuatro víctimas del accidente protagonizado ayer por un avión sanitario a poco de despegar del aeropuerto de la ciudad fueguina de Río Grande, informaron a Télam fuentes judiciales.

Las tareas fueron supervisadas por miembros de la Junta de Seguridad en el Transporte (JST) que llegaron durante la madrugada a la provincia y horas después se abocaron a los primeros peritajes sobre la aeronave siniestrada.

“Los peritos trabajaron desde temprano en los análisis iniciales. Una de las prioridades por supuesto fue retirar los cuerpos calcinados de los restos del fuselaje, que quedaron ubicados a unos 300 metros del final de la pista”, explicaron los voceros consultados.

Personal de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) con la asistencia de integrantes del cuartel de Bomberos Voluntarios de Río Grande lograron en la noche del viernes la identificación y el retiro de las cajas negras y las baterías del avión.

A raíz del accidente se abrió una causa penal ante el Juzgado Federal de Primera Instancia de Río Grande, a cargo de la jueza Mariel Borruto, con intervención del fiscal federal Marcelo Rapoport.