La embarcación es la que lleva a bordo a familiares de tripulantes del submarino y debió ser retirada para para destinarlo al rastreo de un velero italiano que partió del puerto de Ushuaia el 3 de febrero, y está perdido hace dos días en el mar argentino.

Se trata del velero Crilu, quien tenía rumbo a Cabo Verde, África, y perdió todo contacto a unos 1.600 kilómetros de la costa argentina, a la altura de Puerto Deseado.

El reemplazo del Sarandí lo haría el destructor La Argentina, sumándose a las tareas coordinadas por el Comando de Adiestramiento y Alistamiento, para dar con el San Juan, desaparecido hace tres meses.

En la zona de rastrillaje del San Juan por estas horas sólo opera el buque oceanográfico ruso Yantar, con la sonda de barrido lateral, en un área al este de Comodoro Rivadavia.

Para lunes o martes está prevista la partida a esa zona del buque ARA Islas Malvinas, que lleva a bordo el vehículo ruso a control remoto (ROV) “Pantera Plus”, apto para bajar hasta 1.000 metros de profundidad y verificar, sobre el lecho marino, los contactos aportados por los sonares de los buques argentinos.

Por otro lado, se confirmó que la semana próxima, volverá a la zona de operaciones, después de casi dos meses de ausencia, el buque oceanográfico Victor Angelescu. Dicha embarcación había participado durante las primeras semanas de búsqueda del ARA San Juan, y detectado los primeros indicios, cuando todavía se trabajaba con la hipótesis de un posible rescate de los tripulantes.

FUENTE: Clarín