Ante la falta de avance en las negociaciones salariales y ninguna propuesta de recomposición salarial, ayer por la mañana, se realizó una asamblea dentro del Hospital Regional de Río Grande, organizada por integrantes de ATSA quienes deslizaron la posibilidad de desembocar en medidas de fuerza, si no se otorga un incremento salarial acorde a lo solicitado.

En este sentido Alejandro Pérez, secretario de Finanzas de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad (ATSA) explicó que un trabajador de la misma categoría percibe “2400 pesos menos que uno del escalafón seco” y que al problema salarial se han sumado cuestiones de condiciones laborales como la aparición de una rata en Fiscalización Sanitaria y como solución “se colocó una trampera. Menos mal que no aparecieron leones, si no repartían fusiles” dijo el dirigente gremial.

Cabe remarcar que  Fiscalización Sanitaria es “donde se realizan controles, hay elementos de farmacia; y como única respuesta se colocaron tramperas” remarcaron desde el gremio.

La asamblea fue la más numerosa de los últimos tiempos y en ella se manifestó un marcado malestar por el retraso de los salarios del personal de salud; respecto de otras áreas. Incluso se dijo que “hay compañeros que se quieren ir al canal de televisión, al IPV, el IPRA, al puerto, incluso ahora hasta pasar al escalafón seco porque cobrarían mejor. Eso es algo que nunca había sucedido” indicó Pérez.

Además el Secretario de Finanzas de ATSA denunció que “han puesto muchos compañeros nuevos en la guardia central donde se maneja el 107, que es el teléfono de emergencia; para nosotros deben tener primero una capacitación porque se manejan los envíos de ambulancias” pero no se dio una preparación especial, “se fueron capacitando con el compañero de al lado” y a eso sumó que “tenemos que trabajar con camperas, sin calefacción, ganando menos que cualquiera”.

El dirigente informó que desde el sindicato se hizo una presentación en el Ministerio de Trabajo de la Provincia, solicitando una nueva convocatoria a paritarias para resolver estos reclamos como son recomposición salarial; recategorización del personal POMyS y PAyT; recategorización de enfermeros, técnicos, licenciados y profesionales; condiciones laborales; áreas críticas; ropa de trabajo y francos por guardias pasivas. Igualmente Pérez aclaró que ayer ya se movilizaron los trabajadores para acompañar ese pedido y se declararon en estado de alerta y movilización. Además, de no mediar una respuesta, no descartan que la semana entrante se pueda realizar alguna medida de acción directa.