En relación al hecho, el director de la escuela experimental Terranova, Sebastian Puig Ubios, explicó que “hay un joven que se ha equivocado, que ha cometido un error y la escuela está trabajando con él, con el conocimiento de su familia. Queremos destacar que este ha sido un hecho aislado. En Ushuaia hay muchos niños y jóvenes que están muy contentos con la posibilidad que se les da”.

Asimismo, la secretaria de Cultura y Educación, María José Calderón, comentó que “el objetivo no es criticar la conducta puntual del alumno, acá el eje es incentivar un modelo educativo que genere igualdad de oportunidades”.

“Nuestra premisa de trabajo tiene como eje y prioridad, la educación de los y las jóvenes, y los niños y las niñas; por eso, tanto desde las escuelas como desde la secretaría nos ocupamos de observar, acompañar y trabajar en lo que le está pasando a este chico. Lejos de estigmatizar, buscamos entender lo que le puede estar pasando para tener esta valoración sobre estas herramientas y estas posibilidades”; expresó.

Por su parte, desde el área legal del Municipio se explicó que el objetivo del programa es que las computadoras se destinen al proceso educativo de los y las jóvenes, y de esa manera achicar la brecha digital. En ese sentido, el destino del equipamiento no puede ser la comercialización de las mismas.