Alumnos de la carrera de ingeniera industrial de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego (UNTDF) presentaron en la Legislatura, un proyecto para analizar la responsabilidad de las empresas que venden bebidas en botellas de vidrio no retornables.

Javier Iturralde y Jorge Mele son estudiantes de la carrera de ingeniería industrial de la Universidad Nacional Tierra del Fuego y presentaron un proyecto en la legislatura fueguina sobre el tratamiento a los residuos sólidos urbanos en la Provincia y allí proponen un marco regulatorio con la generación de una mesa de diálogo para aportar soluciones a la problemática.

La iniciativa fue tomada por el legislador Oscar Rubinos, que propuso debatir la iniciativa con las distribuidoras.

Los autores del proyecto explicaron que la propuesta consiste en implementar un tratamiento a los envases de vidrio por lo que promueve abrir la discusión sobre este tema para encontrar una solución final al problema del vidrio, en la Provincia.

Aunque reconocieron que “si no tenemos la Ley, es difícil que las empresas tomen el compromiso o presten colaboración para eliminar el residuo que se genera con las bebidas. Esta sería una herramienta para acercarnos a la solución”, expresó Mele uno de los promotores de la propuesta.

En el norte del país, los envases son devueltos y reutilizados. Eso no sucede en Tierra del Fuego. “Esos envases son descartados y acumulados. Esto genera un impacto negativo en la acumulación de residuos, estos podrían ser retornables y que regresen al norte del país a las embotelladoras correspondientes, aunque para concretarlo deben realizar trámites aduaneros”, explicaron los alumnos.

Por otra parte, “el proyecto plantea la opción de realizar un proceso de reciclado y reutilización para que ese vidrio que no sea devuelto se transforme en arena. Aparte de disminuir el volumen de rellenos sanitario, podremos abastecer las canteras que hay en la Provincia para hacer hormigón y”, ejemplificó Mele.

Además, revelaron que cuentan con un presupuesto sobre el costo que tendría adquirir “una planta para realizar estos trabajos” la cual sería de origen chino, informaron los estudiantes.

En cuanto al proceso indicaron que primero se realiza la “recolección en las campanas, tras lo cual los materiales reunidos se depositan en una tolva que va disminuyendo el residuo, de allí pasa por un tambor que limpia las botellas, luego por los colectores de polvo hasta lograr el producto. La idea es que se envase en bolsones como los de arena y quede a disposición para ser mezclado con arena de construcción”, describió Iturralde, quien realizó la parte técnica del proyecto.

Por su parte el legislador Oscar Rubinos recordó la modalidad similar que se llevó adelante en el municipio capitalino, “a través de la Ordenanza Municipal Nº 4185”.

Recordó que en esa oportunidad “era necesario y urgente resolver el tratamiento de los residuos que generaba la industria. Los volúmenes impactaban gravemente en la vida útil del relleno sanitario de Ushuaia. Para ello se convocaron a las partes interesadas y se planificó que metodología se aplicaría con cada tipo de residuo a fin de evitar el ingreso al relleno sanitario”, detalló.

El parlamentario hizo hincapié en el resultado que se obtuvo en la aplicación de la ordenanza. “No solo resolvió la reducción de residuos, sino que promovió la concientización de los empresarios respecto al impacto que puede causar sus procesos productivos en la comunidad. Los procesos de reciclaje generaron la necesidad de crear nuevas empresas dedicadas a ese rubro y por ende nuevas fuentes de empleo” aseguró.

La mayoría de las empresas que venden bebidas, reutilizan más del 90% de sus botellas en el país a excepción de Tierra del Fuego donde los envases no son retornables, lo que genera gran cantidad de residuos.

El proyecto plantea la posibilidad de consensuar alternativas de organización y gestión. Estas deben ser realizadas con el consenso de cada empresa y bajo cualquier forma de asociación.  Pueden ser, por ejemplo, público y privado, para concretar la recolección y proceso al que deban someterse los residuos que generaron.
“El bloque de la UCR-Cambiemos apoyará esta iniciativa”, así lo aseguró el legislador Rubinos. “Tenemos todo el interés y la necesidad de promover el desarrollo sustentable de la Provincia; crear instrumentos innovadores de gestión en la materia; promover el reciclaje y reutilización de residuos para otros procesos productivos, generar responsabilidades y obligaciones a las empresas que generan residuos sólidos urbanos”, subrayó

Las empresas por su parte, que comercializan botellas de vidrio, podrán tomar responsabilidad sobre los residuos que generan y lograr, mediante acuerdos con el sector público y privado, una solución sustentable en el tiempo.