Desde que volvieron las clases presenciales a la provincia, no hubo registro de un alarmante aumento de los casos en los establecimientos escolares.

“Esto nos permite seguir pensando en la presencialidad En estos días hemos tenido menos de 50 casos en la comunidad educativa en 50 días, en un sistema donde están de manera alternada con la virtualidad. También las familias son muy cuidadosas”, dijo la ministra de educación de la provincia, Analía Cubino, por FM Del Pueblo.

Y advirtió que “esto es semana a semana, ojalá que no tengamos que detenerla, pero en caso de que complique la salud de la población seriamos los primeros en pedir que todo se revise”.

La decisión de continuar con las clases presenciales también generó un reclamo del gremio docente, por miedo a una disparada de contagios.

“En el seno del Consejo Federal de Educación se había expresado que cada provincia debía monitorear el aumento de los casos durante la segunda ola, de acuerdo a las particularidades de cada provincia. En eso fuimos trabajando con los protocolos, que implican que haya gente aislada, porque el aislamiento es preventivo ante la sospecha de un caso”, concluyó Cubino.