En el primer bimestre de 2018, los fondos girados por Nación a la Provincia y a la Ciudad experimentaron los mayores aumentos, muy por encima de los envíos a las demás jurisdicciones. Las razones de las diferencias y la influencia del consenso fiscal. El dato fue suministrado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal

En los primeros dos meses de 2018, la coparticipación de Nación a las provincias creció un 40 por ciento interanual (de $ 107.939 millones a $ 151.092 millones), pero la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y la provincia de Buenos Aires registraron incrementos de 15 a 20 puntos porcentuales por encima de las demás jurisdicciones, ¿a qué se debe tal desigualdad en el aumento?

Según un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), en el primer bimestre CABA y la provincia encabezaron el ranking de distritos con mayor crecimiento interanual (57,1% y 50,1% respectivamente), seguidas por un grupo de provincias que vieron crecer estos recursos por entre el 37% y el 39%, mientras que otro grupo de jurisdicciones vieron tasas inferiores al 37%, con el caso de San Luis como extremo inferior con un crecimiento del 31,1%.

Las razones de las diferencias

Según el Iaraf, la heterogeneidad observada entre jurisdicciones respecto a la recepción de fondos de Nación se explica por la precoparticipación, por el consenso fiscal y por la demora en algunas modificaciones.

El primer motivo se refiere a la gradual restitución a las provincias de la precoparticipación del 15% de la masa coparticipable bruta que se destina a Anses. Desde diciembre de 2015 la reposición es completa para Córdoba, Santa Fe y San Luis, mientras que para el resto de las provincias el cronograma inició en 2016, año en que el porcentaje se fijó en 12%, con una reducción anual de los 3 puntos porcentuales que culminará con la desaparición de la precoparticipación en 2020.

Por otro lado, el consenso fiscal implicó modificaciones que en conjunto representaron para todo 2018 un aumento de ingresos para la provincia de Buenos Aires por $ 19 mil millones, un potencial incremento para CABA de $ 6 mil millones, y una pérdida potencial de recursos para el resto de las 22 provincias de $ 15.000 millones.

El incremento neto de fondos de coparticipación a provincias, luego de todas las “compensaciones” de excesos y defectos, será equivalente sólo al correspondiente a la provincia de Buenos Aires por $19 mil millones.

El tercer motivo radica en la no reglamentación de un artículo del consenso fiscal que procuraba reducir la coparticipación a la Ciudad de 3,75% (cifra que alcanzó tras un decreto de 2016 desde 1,4%) a 3,3%. Al no entrar en vigencia aquel cambio, el reparto de recursos se realizó en el primer bimestre con el porcentaje sin cambios del 3,75%.

En términos del agregado de envío de fondos a provincias, generó “artificialmente” un crecimiento de casi 1 punto porcentual superior al que debería haberse verificado si se hubiese llevado a cabo la corrección.

“La coparticipación ganó recursos por la eliminación de las detracciones específicas del impuesto a las ganancias, que sumaban un 36%. Como resultado, según los montos que se proyectan recaudar de impuestos nacionales, la restitución de los 3 puntos correspondientes a 2018 implica el traspaso de $ 45 mil millones, lo cual agrega un crecimiento extra de los envíos automáticos al consolidado de provincias de 6 puntos porcentuales”, señaló el Iaraf.

“Los datos de envíos de coparticipación del primer bimestre confirman que este envío de alrededor de $ 1000 millones extra a la ciudad autónoma, le permitieron a CABA mostrar un crecimiento de sus ingresos por este concepto superior al del resto”, concluyó el Iaraf.