El municipio de Río Grande llevó adelante una recorrida de prensa por la nueva planta potabilizadora de la que fue parte Tiempo Fueguino. En este marco, el Director de Obras Sanitarias, Cristian Pereira adelantó que el 31 de mayo vence el plazo de obra de la empresa. “La empresa tiene fechas estipuladas, tiene plazos. Y nosotros en caso de incumplimientos por parte de esos plazos se van aplicando multas” destacó el funcionario y aclaró que “a partir del 31 de mayo la empresa deberá justificar si es que la empresa no termina las obras como corresponde”.

Pereira agregó que “la empresa no solamente tiene que ejecutar la obra, también tiene que ponerla en operación, en funcionamiento”. Explicó que la obra “tiene que tener garantía” y que además de finalizar la misma “nos está dejando repuestos de cada cosa que pueda llegar a fallar”.

“No es que solamente me trajo la antracita para el filtro, me tiene que dejar también un stock para que, de acá a 5 años, 10 años y tenga que renovarlo, el municipio ya tiene ese repuesto” remarcó el funcionario.

El ingeniero repaso que “se han probado las bombas, los sedimentadores, los filtros, están terminando” y agregó que “el plazo de obra se extendió porque la arena, la granulometría especial que tenía que traer no se encontraba en todo el país. Está llegando de Entre Ríos”.

“No es que damos la ampliación de plazo a una empresa porque somos buenos y hay una connivencia -advirtió-. Lo hacemos cuando nos justifican. Y toda la documentación está a la vista”.

El funcionario aseveró que “toda esa documentación está a la vista del que la requiera”.

Reclamo a Provincia

Por su parte Ayelén Barboza, directora General de Administración de la Secretaría de Obras Públicas, informó que se elevó un reclamo al Gobierno de la Provincia para que se expida sobre la documentación presentada para que el Fideicomiso Austral libere los fondos adeudados a la ciudad.

“Desde Nación nos dicen que no liberan los pagos porque la Provincia no resuelve sobre la documentación que le hemos presentado” expresó y recalcó que “si el Gobierno Provincial está tan preocupado por este tema debería expedirse para que la ciudad reciba los fondos que se adeudan, que ascienden a 60 millones de pesos”.

La funcionaria municipal recordó que “en el año 2015 la obra se paralizó por falta de pago por parte del Fideicomiso Austral”. Destacó la decisión política del Intendente Gustavo Melella “de afrontar con fondos municipales 35 millones de pesos en aquel momento” para reactivar la obra.

Finalmente, Barboza consideró que “hoy en día se ponen todo tipo de trabas para que los pagos no lleguen”, pero insistió en la decisión municipal de que la planta comience a funcionar cuanto antes. Hizo hincapié en que se “ha afrontado con fondos de la ciudad tanto los certificados de obra como las redeterminaciones de precios”. Finalmente se esperanzó en que “el Fideicomiso Austral reponga esos fondos a la ciudad para que se puedan invertir en otras obras que también son muy necesarias para los vecinos”.