El empresario y presidente electo de Chile, Sebastián Piñera visitó esta semana a su par argentino Mauricio Macri, en un encuentro en el que coincidieron en liberar el comercio bilateral entre los dos países.

Ambos mandatarios se reunieron en Buenos Aires con elogios mutuos, y sostuvieron una misma visión de la región, en la se destaca la crítica al gobierno venezolano.

Los mandatarios hablaron del desarrollo y de su lucha “para reducir la pobreza”, y celebraron el acuerdo comercial alcanzado entre ambos países, ya que “esta dimensión bioceánica que tenemos en la región (sic) tiene claramente una oportunidad de avanzar en estrechar esfuerzos en Mercosur y la Alianza del Pacífico”, dijo Macri en conferencia de prensa.

Por su lado, Piñera dijo estar “como observador”, y agregó que “veo vocación entre los integrantes del Mercosur de avanzar en las conversaciones”.

En varias oportunidades en las que se encontró con otros mandatarios, Macri se dedicó a hablar mal de Venezuela. Esta vez no fue la excepción. “Coincidimos en que hay que ayudar a que la democracia reine en toda la región y que lo que pasa en Venezuela llegue a su fin, restableciendo un gobierno democrático con elecciones transparentes”, dijo el presidente argentino.

Cabe aclarar que el gobierno de Macri no se manifestó durante el golpe de estado en Brasil contra la presidenta Dilma Rousseff, y tampoco lo hizo ante la falta de estado de derecho en ese país que terminó poniendo en la cárcel a Lula Da Silva, el candidato a presidente favorito en las encuestas, luego de las presiones del ejército y la corporación mediática al tribunal de justicia.

Pero sobre Venezuela, Macri se manifiesta cada vez que puede. La última vez lo hizo durante la visita del presidente de España, Mariano Rajoy, que fue recibido con los granaderos a caballo portando la bandera española. Al lado de Rajoy, Macri advirtió que desconocería los resultados de los comicios que se celebrarán el 20 de mayo en Venezuela

Durante la conferencia de prensa de ayer, Piñera aseguró que Chile y Argentina “comparten valores y visiones”. “Compartimos el valor de la democracia, de la libertad, del estado de derecho y de los derechos humanos, y también las visiones sobre cómo enfrentamos los problemas y los desafíos del futuro”, subrayó el mandatario que, la semana pasada, se retiró de la UNASUR junto con otros 5 países.

El multimillonario chileno sostuvo que “somos la generación del Bicentenario”, por lo que “tenemos la responsabilidad de conquistar el desarrollo y derrotar la pobreza. La meta que nos hemos impuesto tanto en Argentina como en Chile es lograrlo antes de que termine la década”.