El juicio oral y no público entró en su etapa final y este miércoles se desarrollaron los alegatos de la querella, que solicitó 15 años de prisión para el acusado. La Fiscalía, en tanto, sugirió una pena de 12 años.

Tras el feriado por el Día de la Provincia, el Tribunal de Juicio Oral del Distrito Judicial Norte dio continuidad a un juicio por abuso sexual con acceso carnal, abuso sexual gravemente ultrajante y suministro de material pornográfico a un menor de 14 años, que ingresó a la etapa de alegatos con la participación de la querella y la Fiscalía.

Durante este miércoles por la mañana, el abogado Francisco Ibarra, representante de la querella, solicitó una pena de 15 años de prisión de cumplimiento efectivo para el acusado (con inmediata detención del imputado), mientras la Fiscalía a cargo del Doctor Jorge López Oribe sugirió una condena de 12 años.

Ibarra indicó que el delito “se encuentra debidamente acreditado, aprobado a lo largo de todas estas audiencias de debate y el hecho es sumamente grave entendiendo que se trata de un abuso sexual con acceso carnal reiterado, y así mismo con abuso gravemente ultrajante, también en reiteradas situaciones”.

“En esta clase de delitos, cuando se trata de abusos sexuales ocurridos en el ámbito familiar o intrafamiliar, son completamente distintos a aquellos hechos como abusos sexuales que tienen la misma característica pero que no son ocurridos en el ámbito familiar o intrafamiliar. En esta clase de delitos la declaración de la víctima es sumamente importante porque, por lo general, estos hechos ocurren  en el ámbito de la intimidad y están amparados por esta situación de confianza, de situación de familiaridad, entonces la declaración de la víctima es por general  el único elemento que se tiene porque estos hechos no ocurren a la vista del público, no hay testigos, entonces la declaración testimonial es de suma relevancia”, diferenció.

“Si bien la niña ha declarado, ha sido también importante relacionar su testimonio con los otros elementos que existen en las actuaciones y a su vez también con la declaración de los peritos  y psicólogos que han manifestado que su testimonio es creíble perfectamente, lógico, tiene coherencia y por lo tanto es una prueba fundamental en estas actuaciones”, concluyó Ibarra en cuanto a las características del caso.

El desarrollo del juicio continuará este jueves desde las 9:30 para dar lugar al último alegato, por parte de la defensa del imputado, quien el viernes tendrá la posibilidad de dar sus últimas palabras ante el Tribunal de Juicio, antes de la lectura del veredicto.