12.1 C
Río Grande
16 de febrero de 2024

Perpetua para Francisco Amador

Lo decidió el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 29 al considerarlo autor del delito de «homicidio agravado por haber sido cometido con ensañamiento y alevosía». Salió esposado de la sala de audiencias, ya que había llegado en libertad al debate oral.

Este miércoles se dio a conocer el veredicto del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 29, por el crimen de Marianela Rago Zapata, la joven de 19 años hallada asesinada de 23 puñaladas y degollada en su departamento del barrio porteño de Balvanera en julio de 2010.

La sentencia fue dictada pasadas las 15.30 por la cual se consideró a Francisco Amador, ex pareja de la estudiante fueguina, autor del delito de «homicidio agravado por haber sido cometido con ensañamiento y alevosía».

Amador, de 36 años, salió esposado de la sala de audiencias, ya que había llegado en libertad al debate oral; mientras los familiares de Marianela lloraban y se abrazaban tras escuchar la condena.

El juez Hugo Navarro leyó el veredicto de culpabilidad, la reacción de Amador fue un gesto de sorpresa en el rostro, el llanto de los más de 20 familiares y amigos de la víctima inundaba la sala.

“Escuchar el veredicto fue algo terrible, pero a la vez que esperábamos hace mucho tiempo. Fueron 13 años de lucha. Esta persona no tiene que estar en la calle, por Marianela y por todas”, dijo emocionada Patricia Zapata, madre de Marianela, a la salida de la audiencia a TELAM.

«Siento que hoy volvimos a vivir después de esperar esta condena 13 años», dijo el hermano de Marianela, quien añadió que el escuchar la condena “fue un desahogo tremendo porque estábamos convencido de que el culpable era él”.

Horas antes, en su alegato, el abogado defensor de Amador, Luis Ricca, había pedido la absolución de su defendido, al afirmar que «no existen pruebas directas» que lo vinculen con el asesinato.

«Creo que en esta causa lo único que se probó es la violencia de género. Pero eso no significa que el acusado haya sido el autor de un homicidio. Amador pudo haber ejercido violencia de género contra Marianela, pero eso no significa que sea el homicida», señaló el letrado.

Es que, durante el debate, tanto familiares de la víctima como amigas y allegados expusieron varias situaciones de violencia física y psicológica que presuntamente la joven estudiante de periodismo sufrió por parte de su expareja, a quien conoció en Río Grande en 2008, calificando a la relación como «tóxica».

El letrado ahondó en las pruebas de huellas dactilares y perfiles genéticos que fueron hallados en la escena del crimen, en una lata de gaseosa, colilla de cigarrillos y en un cigarrillo de marihuana.

«Aparece una lata de gaseosa sobre la mesa que todos los testigos de la previa manifiestan que no estaba en ese momento. Había una remera XXL, colillas de cigarrillos y un porro de marihuana. En una de esas colillas, aparece el ADN de un masculino, que no es Amador, y de Marianela. Se encontró sangre en el pantalón de Marianela, que se estableció que poseía dos perfiles genéticos de origen masculino. Ninguno de esos perfiles coincide con la de Francisco Amador. Tampoco con las colillas de cigarrillos analizadas», indicó Ricca.

Además, señaló que «no pudo establecerse» que alguno de los cuchillos encontrados en la casa de Amador fuera el arma homicida, mientras que introdujo la hipótesis de que los asesinos de Marianela fueran dos personas en lugar de una, remarcando que dicha probabilidad no se investigó en la instrucción de la causa.

Tras el alegato, Amador tuvo la posibilidad de pronunciar sus «últimas palabras», en las que se declaró inocente.

«Señores, yo no maté a Marianela Rago. Se pudo haber comprobado que existieron los hechos de violencia, pero eso no me convierte en un asesino», sostuvo.

El lunes pasado, tanto la fiscalía -encabezada por Sandro Abraldes- como la querella desarrollaron sus respectivos alegatos, donde pidieron que el imputado sea condenado a prisión perpetua por el delito de «homicidio agravado por haber sido cometido con ensañamiento y alevosía».

A su vez, las partes acusadoras solicitaron que se le revoque su excarcelación y se disponga su prisión preventiva.

Dicho pedido fue aprobado parcialmente por los magistrados ya que ordenaron que se disponga una custodia personal para Amador, complementada por un dispositivo electrónico de monitoreo, «en virtud de que el juicio se encuentra en su etapa final» y que existe «un agravamiento de la situación procesal» del acusado.

La joven estudiante de Periodismo fue hallada el 28 de junio de 2010, cuando su hermano Matías fue a ver qué pasaba en el departamento 7mo. «A» que la chica alquilaba en la calle Tucumán 2080.

La víctima yacía en el piso del living y, según la autopsia, murió degollada y con 23 puñaladas realizadas mediante una cuchilla, que desapareció del cajón de la cocina de la casa.

Compartir

También podés leer

Por falta de insumos, no se imprimirán nuevas licencias de conducir

El Municipio –a través de la Dirección de Tránsito...

Sorteo para ingresantes a primer año del secundario en Ushuaia y Río Grande

Este sábado se realizará el sorteo simultáneo en Ushuaia...

Agitada apertura de sesiones del Concejo Deliberante

Hubo desmanes entre sindicalistas y efectivos policiales para impedir...

“Sostenemos la importancia del diálogo para encontrar soluciones a las diferencias”

El secretario de Gobierno del Municipio de Río Grande,...