El lugar contará con camas de internación con oxígeno, personal médico, enfermeros y tendrá nexo directo con el Hospital, con unidad de traslado permanente. El objetivo es evitar que el paciente con COVID positivo contagie a sus convivientes.

El Municipio está llevando a cabo el acondicionamiento del albergue municipal, que se encuentra ubicado en la calle Alberdi 675, para recibir pacientes Covid-19 con síntomas leves, así como también los casos asintomáticos. De esta manera, atenderá las 24 horas, y evitará que el paciente portador del virus contagie a sus convivientes.

El lugar estará compuesto por 24 camas, cuatro habitaciones con oxígeno; oxímetros de pulso; tensiómetros; electrocardiógrafo; sueros; broncodilatadores; desfibrilador; stock de medicamentos intravenosos y orales; y el equipamiento necesario para realizar sostén vital avanzado en caso de cuadro grave.

Asimismo, contará con una sala de enfermería; office de médicos; sala de residuos patológicos; sala de ropa y lavado; zona restringida para cambiado de médicos; cocina y sanitarios con duchas.

Respecto al personal, el mismo estará compuesto por un médico permanente durante 24 horas, con guardias de 12 horas, dos enfermeros en tres turnos rotativos y personal de maestranza.

Al respecto, el Intendente destacó la labor de todos los trabajadores municipales “que están trabajando día y noche para que nuestros vecinos y vecinas tengan un espacio sanitario para sentirse cuidados y protegidos”.

En este sentido, señaló que “es un gran esfuerzo económico, laboral y sanitario que está haciendo el Municipio de Río Grande, pero estamos dispuestos a seguir adelante para sobrepasar todos juntos esta adversidad que nos toca vivir”.

“Tuvimos un nuevo rebrote, sabíamos que podía pasar. Tuvimos un periodo muy largo sin casos. Era cuestión de tiempo. No íbamos poder estar solo con los casos que se habían producido en un primer momento. En esta oportunidad tuvimos muchos casos de golpe”, dijo la Dra María Eugenia Cóccaro, secretaria de Salud del municipio.

Y agregó: “Sabemos que quizás las medidas que se tomaron no fueron del todo suficientes, pero los aviones tenían que seguir viniendo, y las rutas terrestres también tenían que estar abiertas. Pero no pudimos controlar del todo esta situación”.

“Pedimos que se restrinjan las reuniones sociales, pero la gente se seguía juntando y se llegó a la decisión de prohibirlas, pero no es lo único que causa este rebrote. Esta el peligro con el tema de los vuelos, pensamos que los repatriados, algunos no cumplieron del todo las normas de aislamiento, la gran parte si lo hizo”, dijo la médica por Fm Aire Libre.

“Ayer tuvimos un zoom con gente de epidemiología de Gobierno y hemos plasmado la inquietud, expresamos la posibilidad de poder tener un lugar para aislar al paciente positivo, porque muchos no tienen síntomas y pueden contagiar, para cortar ese contagio pensamos que sería una buena opción contar con un centro de cuidado”, señaló Cóccaro.

Y consideró que “la situación epidemiológica que nos trasladaban no nos generaban una situación de gravedad. Quizás se podía haber hecho antes. Fue distinto en Ushuaia, los casos aparecieron en situación de cuarentena. Nosotros no teníamos casos y no pensamos que el rebrote iba a ser tal”.