Por Fabiana Morúa.- Las protectoras animales también hicieron lo suyo durante la pandemia, sin desmerecer el trabajo que realizan desde antes de este panorama actual. Son quienes protegen, cuidan y ayudan a los animales a recibir medicamentos, alimentos, así como un hogar donde sean amados y protegidos.

Tiempo Fueguino conversó con la referente de Patitas Tolhuin, Susana Sosa: “Con la declaración de la pandemia fue un tema muy complicado, no pudimos salir ni pudimos hacer demasiado para ayudar a las personas que nos pedían colaboración o con los alimentos dado que mucha gente se quedó sin trabajo y tenían que alimentar a los animales también”.

“Lo que nosotros hicimos fue recibir donaciones y como nosotros no lo podíamos distribuir, a través de la policía, de Defensa Civil y de Desarrollo Social, nos ayudaron un montón porque hacían la distribución de lo que las personas nos solicitaban”; detalló Sosa.

También agregó que, “sobre la atención, Zoonosis municipal continúo el trabajo, así que fue muy corto el lapso donde no hubo atención. Mientras tanto, lo que no podíamos hacer era trasladar a los animales a Río Grande o Ushuaia. Los únicos traslados que realizamos fue cuando pudimos volver a la ruta; aunque fue engorroso porque no podíamos entrar a la ciudad, así que en los límites de las jurisdicciones hacíamos el pase de los animales con otras protectoras”.

Destacó que se trabajó más con las protectoras de Río Grande. A su vez, remarcó que “se buscó la forma de gestionar la forma de hacer las cosas y lo que no pudimos hacer fueron las actividades para recaudar fondos”.

No obstante, Sosa aclaró que “desde la Municipalidad le pedimos colaboración con la atención de los animales, dado que el veterinario de Zoonosis es el único con el que contamos en Tolhuin y hacer frente con la parte de las medicaciones”.

“Pudimos ir haciendo colaborando entre todos. De todos modos, con el panorama de las ciudades cerradas no tuvimos perros atropellados, no tuvimos perros enfermos, salvo los que ya estaban diagnosticados. Estuvo bastante tranquilo, en cuanto a la atención médica porque nosotros, de los callejeros, el mayor problema que tenemos es los fines de semana cuando viene mucha cantidad de auto y atropellan a los perros o los dejan a la deriva y nosotros nos hacemos cargo”.

Sosa detalló que “cuando se volvieron a abrir las ciudades volvieron a aparecer casos de perros atropellados, más que nada”, son los casos que más les preocupan dado que tienen que realizar las derivaciones y traslados correspondientes a cualquiera de las 2 ciudades. Situación que se da porque “en Tolhuin no tenemos atención de rayos, ecografías ni internaciones; el veterinario lo atiende, pero nos hace la derivación a Río Grande, sobre todo”.

“Fue un año complicado, pero porque no podíamos hacer las actividades que nos permitieran recaudar fondos y a la hora de salir cuando nos pedían ayuda con algo”. Sin embargo, respecto a la atención médica, “no demasiado porque no hubo animales que intervenir”.

Cabe destacar que Patitas Tolhuin trabaja con la comunidad desde el 13 de octubre de 2016; pero Sosa aclaró que “tenemos la personería jurídica desde el 1° de agosto de 2017”.

También se le consultó por el trabajo que se realiza: “Al principio, en 2016, Zoonosis municipal no tenía una actividad tan presente como la tiene ahora. Al principio llevábamos todos los animales a Zoonosis de Río Grande o a un veterinario de Río Grande que nos hacía algunas intervenciones gratuitas, pero nosotros, durante todo noviembre, diciembre y enero cargábamos los perros callejeros, los llevábamos a Río Grande”.

Comentó que “íbamos como 5, 6 autos para hacer como caravana con los perros; también íbamos cuando se realizaban las castraciones masivas. Desde julio de 2017 o 2018, el Municipio de Tolhuin contrató a otro veterinario especialmente para castración, dado que había uno solo”.

Actualmente, “callejeros que no tengan dueño, son muy pocos y ya han sido castrados casi todos. De hecho, no tenemos cachorros para dar en adopción desde hace rato y ahora estamos trabajando con adultos; son 5 perros adultos que tenemos para dar en adopción”; indicó Sosa.

También recordó que “para fin de año, de 2017, teníamos 40 cachorros para dar en adopción y a los 2 años para esa misma fecha no teníamos más cachorros; eso te marca que cuando la parte de castraciones se realiza en serio funciona. Al día de hoy se siguen realizando castraciones”.