Desde la Justicia se encuentran investigando una preocupante denuncia radicada por un joven de 19 años en la ciudad de Río Grande. En la misma, el joven asegura que fue víctima de una salvaje golpiza efectuada por dos policías de la Comisaría Segunda en un confuso episodio.

En diálogo con FM Master’s, Jonatan Pablo Soplan explicó que durante la madrugada del 25 de diciembre, se encontraba caminando con destino a su domicilio luego de salir de un local bailable. “Venía por calle Gobernador Paz, y en momento en que cruzo Don Bosco, me agarran efectivos policiales desde atrás, me tiraron al piso y me dieron una paliza. Me dijeron que yo estaba robando, pero yo en ningún momento robé o estuve, como ellos dijeron, dentro de un auto y casi me matan de la paliza que me dieron”, comenzó relatando Jonatan Soplan.

Asimismo, el joven sostuvo que al momento del ataque, se encontraba solo caminando por el sector, “se aprovecharon que no había nadie y me hicieron eso”.

Por otro lado, Jonatan Soplan rechazó las acusaciones de los efectivos policiales, quienes lo vincularon a un presunto hecho delictivo, “yo trabajo, pienso estudiar y no voy a arriesgar todo por robar un auto, están mintiendo”.

Tras la detención, el joven explicó que lo mantuvieron detenido por unas seis o siete horas, me tuvieron en la comisaría hasta que se pudieron comunicar con mi mamá, que a pesar de que soy mayor, no me dejaban salir. Eso quizás lo comprendo, pero lo que nunca voy a poder comprender, es por qué me dieron esa paliza, no puse resistencia, no había nada para que me den una paliza así”, sostuvo Soplan.

Luego de recuperar la libertad, el joven fue acompañado por su padre al hospital a fin de ser revisado y se le extienda un certificado médico. “Ahí me revisa la misma doctora que me vio cuando fui con los policías en la guardia”. Asimismo, agregó que “en el hospital me dijeron que es imposible que me haya auto infringido las lesiones como dicen en la policía”.

Al ser consultado sobre el momento de la golpiza, el joven aclaró que “sinceramente cuando me pegó con la punta de acero en la cabeza (borceguís), me dieron vuelta los pajaritos (sic) y no pude ver nada, desde ahí no pude ver nada”. Por otro lado describió las heridas sufridas, “la mayoría son visibles y bastante grandes, en la parte de la cintura, en la cara, en la cabeza, costillas, rodillas, en los codos. Gracias a Dios no tuve fracturas, pero son raspones, moretones”, indicó.

Finalmente, el joven aclaró que con la denuncia “Yo quiero hacer todo esto público, porque no deseo a nadie que le pase, me gustaría ayudar en ese sentido”.

“Hubo forcejeo en la reducción”

En relación a la denuncia efectuada contra efectivos policiales, el Jefe de la Unidad Regional Norte, Comisario Sergio Contreras buscó defender a los uniformados, indicando que se actuó con normalidad.

Contreras explicó que “Inicialmente esta persona fue aprehendida sobre Don Bosco al 1700, se encontraba dentro de un vehículo y al proceder a querer identificarlo, constatan que el automóvil no era de su propiedad y proceden a reducirlo”. Asimismo, agregó que “lo que sí informó el personal policial, es que hubo un forcejeo en la reducción y proceden a la aprehensión por el delito de Hurto en grado de tentativa, dado a que no se constataron signos de forzamiento del vehículo”.

Por otro lado, el Comisario Contreras explicó que luego de recuperar la libertad, el joven Soplan se presentó con un certificado médico, radicando la denuncia contra los efectivos de la Comisaría Segunda. “Se recepcionó la denuncia, se recepcionó los dichos tal cual lo narró el denunciante y así sin emitir ningún tipo de opinión ni intervención, se elevó la denuncia al Juzgado de turno”.

En relación a los certificados médicos, el Jefe de la Unidad Regional Norte aclaró que el único que se pudo ver fue el certificado que presentó el joven al momento de la denuncia, ya que el realizado posterior a la detención, fue adjuntado a la carpeta y enviado a la Fiscalía de flagrancia que investiga el delito de la tentativa de hurto. “Posteriormente en algún punto, esta información se va a cruzar y constatar sobre qué dicen ambos certificados”.

Finalmente, el Comisario Contreras hizo referencia a las lesiones del joven, indicando que “en el caso de que la Justicia ordene que se lo revise el cuerpo médico forense o legista, serán ellos quienes determinen si esas lesiones corresponden o no a ese tipo de forcejeo que se puede producir en una aprehensión”.