El Senador fueguino por la UCR-Juntos por el Cambio, Pablo Blanco, fue consultado por el polémico proyecto del oficialismo, que pretende crear un impuesto para las grandes fortunas, considerando la crisis de la pandemia.

Si bien el proyecto aún no fue presentado en el Congreso, desde el oficialismo adelantaron que se trataría de un impuesto extraordinario a las 15.000 personas más ricas del país.

El mismo le permitiría al gobierno recaudar hasta 3800 millones de dólares, según detalla un informe elaborado por la consultora Proyecto Económico en base a las declaraciones juradas de Bienes Personales.

“Hace falta un esfuerzo adicional”, dijo Blanco por Radio Provincia Ushuaia.

“Habría que buscar un mecanismo de condicionar a esos grandes capitales para que inviertan, antes que para el pago de un impuesto”, agregó.

El proyecto, elaborado por la consultora que dirige la diputada nacional del Frente de Todos, Fernanda Vallejos, tiene tres variantes.

Una de las opciones consistiría en aplicar un impuesto de 1 por ciento sobre las grandes fortunas, lo que permitiría recaudar 800 millones de dólares.

La segunda alternativa consistiría en elevar a 2 por ciento el gravamen para las fortunas declaradas en el exterior. De ese modo, el aporte se elevaría a unos 1435 millones de dólares.

En caso de aplicar 1 punto porcentual adicional para los bienes en el país y, al mismo tiempo, duplicar las alícuotas para cada tramo en el caso de los bienes exteriorizados, el Estado Nacional podría elevar esa recaudación hasta 3800 millones de dólares.

“Quienes más tienen van a tener que colaborar en alguna medida. Quienes somos del sector publico tenemos una tranquilidad que los que son del sector privado no la tienen, porque a fin de mes cobramos nuestro sueldo”, aseguró el senador.

Y aseguró que “ha llegado el momento de poner un poco de esfuerzo de todos lados.”