La empresa Ocean Infinity dio marcha atrás y confirmó que cumplirá con el contrato que preveía operaciones efectivas durante 60 días.

Esta mañana, la compañía les informó a los familiares que participan de la búsqueda del sumergible militar argentino, a la Armada y al Ministerio de Defensa que interrumpirían las tareas hasta el año que viene.

La decisión generó una rápida reacción de la fuerza, que advirtió a las autoridades las consecuencias jurídicas que acarrearía el incumplimiento de los términos de la licitación.

“Oliver Plunkett -cara visible de la empresa- reconoció que lo último que desea Ocean Infinity es un planteo legal internacional por parte de Argentina. Es plenamente consciente de lo que hay en juego detrás de esta tarea, que no es la simple búsqueda de un resto náufrago. Todo un país está pendiente de nuestra labor y por eso se van a quedar a cumplir el contrato”, señaló el portal Infobae.

Los términos originales del contrato comprendían 60 días de operación efectiva de los que hasta ahora se cumplieron 40. La compañía se comprometió a cumplir con lo que había firmado, pero es improbable que firme la prórroga que se había empezado negociar.